Merkel visitó a Navalni en el hospital

“Estoy muy agradecido con la canciller por visitarme en el hospital”, ha defendido el opositor ruso

La canciller alemana, Angela Merkel, visitó personalmente al opositor ruso Alexei Navalni que ha recibido tratamiento en un hospital de Berlín por un envenenamiento ocurrido en Siberia. El vicecanciller Olaf Scholz calificó hoy de “ataque asesino”.

Es probable que el comentario de Scholz y la noticia de la visita de Merkel molesten a Moscú, que rechaza el hallazgo de expertos alemanes, franceses y suecos de que Navalni fue envenenado con Novichok, un agente nervioso.

Rusia ha criticado repetidamente a Alemania por lo que dice es una falta de intercambio de información sobre el caso.

“Fue una visita personal a Navalni en el hospital”, dijo el portavoz de Merkel, Steffen Seibert, en una conferencia de prensa, negándose a revelar detalles de lo que se dijo o cuánto duró la reunión.

Algunos medios tacharon la reunión de “secreta”, pero el propio Navalni reconoció que fue un encuentro privado.

Navalni escribió en Twitter que fue “una reunión privada y una conversación con la familia”.

Asimismo, Navalni añadió: “Estoy muy agradecido con la canciller Merkel por visitarme en el hospital”.

Navalni fue trasladado de Rusia a Berlín el mes pasado después de ser envenenado en la ciudad de Tomsk, en Siberia. Estuvo en coma y en cuidados intensivos.

Recibió tratamiento en el hospital de Charité durante 32 días antes de ser dado de alta la semana pasada.

Scholz dijo que las organizaciones internacionales habían confirmado de forma independiente que Navalni fue envenenado con el agente nervioso al estilo soviético Novichok, e instó a Moscú a cooperar en la investigación de lo sucedido.

“Fue un ataque brutal y asesino”, dijo Scholz a la Prensa extranjera en Berlín.

"Y por eso pedimos a Rusia que coopere en la investigación. Y, por supuesto, Europa tendrá que decidir de forma conjunta una respuesta adecuada ", añadió Scholz.

Alemania ocupa la presidencia rotatoria de la UE de 27 naciones. El caso Navalni ha empeorado aún más las relaciones entre Moscú y varios países occidentales.

Merkel se ha enfrentado a llamamientos para detener el gasoducto “Nord Stream 2” casi terminado, que está destinado a llevar más gas ruso directamente a Alemania. Cuando se le preguntó si las sanciones europeas contra Rusia deberían incluir el Nord Stream 2, Scholz señaló que el gasoducto era un proyecto de propiedad privada de casi 100 empresas, y agregó que su finalización reduciría la dependencia de Alemania en el sector energético.