Un buque iraní entra en aguas de Venezuela con gasolina burlando las sanciones de EE UU

El Forest traslada 300.000 barriles de combustible. Otros dos cargueros enviados por Teherán están en camino

Tres buques petroleros procedentes de Irán se dirigían este lunes hacia las costas venezolanas en lo que supone un nuevo movimiento de ambos países por aunar esfuerzos frente a la campaña de presión ejercida por Estados Unidos contra sus gobiernos. Uno de ellos, el Forest, logró alcanzar aguas marítimas controladas por Venezuela. Los otros dos, ‘Faxon’ y ‘Fortune’, llegarán a las costas venezolanas en las próximas horas con combustible iraní.

El ‘Forest’, por su parte, tiene como destino una refinería de El Palito, en Carabobo, que ha sido militarizada en los últimos días, según medios venezolanos, para gestionar el envío de combustible iraní.

Los buques en cuestión habrían salido de los puertos iraníes el pasado 10 de septiembre, si bien el primero en llegar ha sido el ‘Forest’, este mismo lunes, seguido del ‘Fortune’, cuyo atraque está previsto para el 1 de octubre. Ambos transportan unos 300.000 barriles de gasolina cada uno. El ‘Faxon’, que navega con 100.000 bariles y el GPS apagado para no ser monitorizado, llegará el 4 de octubre, tal y como han revelado fuentes cercanas al asunto al diario ‘El Universal’.

Tras años de mala administración, la compañía nacional Petróleos de Venezuela (PDVSA) no puede abastecer de gasolina al país, lo que no solo dificulta los traslados sino que pone en peligro el transporte de alimentos y medicinas.

Las sanciones impuestas por el Gobierno de Estados Unidos restringen la capacidad de PDVSA para importar combustible de los mercados internacionales, lo que ha empeorado significativamente la escasez de combustible en el país caribeño. Si finalmente llegan los tres buques, sería la segunda entrega que realizan los dos países cuyas industrias petroleras se encuentran sancionadas por Estados Unidos.

En julio, las autoridades estadounidenses detuvieron en el mar cuatro embarcaciones iraníes que se dirigían a Venezuela ejecutando una orden judicial, una acción que no requirió del uso de la fuerza ni los barcos fueron incautados. Amenazaron con sanciones a los propietarios, aseguradoras y capitanes de los barcos para forzarlos a entregar su cargamento, según la web Infobae, que asegura que el contenido de las naves fue incautado y este lunes uno de ellas llegó a un puerto de Estados Unidos para que su contenido sea vendido en una subasta privada.

Los esfuerzos por aislar al Gobierno de Nicolás Maduro también han llevado a un estrechamiento de los lazos entre Irán y Venezuela dado que la mayoría de las compañías petroleras y navieras internacionales evitan relacionarse con el país por temor a sufrir las represalias de Washington.