Macron, mediador en la crisis bielorrusa

“No reconocemos la reelección de Lukashenko por lo que tampoco reconocemos su estatus como presidente”, ha admitido el presidente de Francia, de visita en Lituania

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, está buscando que la Unión Europea medie en la crisis política bielorrusa después de una reunión con la líder opositora del país.

Durante una visita a Lituania, Macron se reunió con Svetlana Tsikhanouskaya, la principal rival del eterno presidente, Alexander Lukashenko. Tsikhanouskaya dejó el país y se exilió en la vecina Lituania después de las polémicas elecciones del 9 de agosto en Bielorrusia. Unos comicios que según las autoridades del país, Lukashenko ganó por el 80% de los votos. Sin embargo, la población y la oposición aseguran que los resultados fueron fradulentos.

Decenas de miles de manifestantes en Bielorrusia han tomado las calles durante las últimas siete semanas para presionar a Lukashenko a que deje el poder. El mandatario ha gobernado la ex república soviética con puño de hierro desde 1994. Sin embargo, el régimen del “último dictador de Europa” está reprimiendo las protestas con violencia y un uso de la fuerza descontrolado contra los organizadores de las manifestaciones.

“Tuvimos una conversación muy buena. Ahora necesitamos ser pragmáticos y apoyar a los ciudadanos de Bielorrusia”, indicó Macron a la Prensa, en declaraciones recogidas por Reuters.

Macron alabó el coraje de Tsikhanouskaya durante una rueda de prensa en Vilna.

No reconocemos la reelección de Lukashenko por lo que tampoco reconocemos su estatus como presidente”, indicó el mandatario francés.

Tsikhanouskaya señaló a los periodistas que Macron “nos ha prometido hacer todo lo posible para ayudar en las negociaciones en la crisis política de nuestro país”.

El mandatario galo le dijo que “demasiadas personas están en las cárceles y él hará todo lo posible para liberar a todos los prisioneros políticos”.

Asimismo, Macron espera que finalmente se adopten sanciones contra las autoridades bielorrusas durante la próxima cumbre de la UE a finales de semana.

En opinión del mandatario galo, la clave está en que la OSCE “se implique” y por ello “Francia hará todo lo que pueda para que esa mediación vea la luz y que así podamos avanzar”. Según recuerda Europa Press, la OSCE, cuya presidencia de turno ocupa actualmente Albania, se ha ofrecido desde el inicio de las protestas que siguieron a la reelección de Lukashenko a mediar en la crisis, si bien Minsk ha rechazado hasta ahora dicho ofrecimiento.