Provocan daño cerebral irreversible a su bebé por alimentarlo con una estricta dieta vegana

Los padres daban a su hija agua de coco y frutas, desoyeron los consejos médicos y dejaron de llevarla a las revisiones

Unos padres australianos han evitado la cárcel pero deberán realizar tareas en servicio de la comunidad durante 12 meses por provocarle a su bebé daños cerebrales devastadores. La pareja le provocó una parálisis cerebral al privar a su hija de los nutrientes necesarios daños, debido a que le alimentaron mediante una dieta vegana muy estricta, informa “News.com”.

La pareja evitó la cárcel después de declararse culpable de causar lesiones graves por negligencia en la corte del condado de Victoria. Además de los servicios comunitarios, la jueza Claire Quin ordenó que se sometan a un tratamiento de salud mental.

El bebé de 12 meses fue trasladado de urgencia al departamento de emergencias de Geelong en agosto de 2018, donde los médicos descubrieron hematomas, heridas abiertas, erupciones cutáneas y decoloración de la piel. Descubrieron que tenía una hemorragia interna, tenía sangre en las heces y necesitaba soporte vital.

También descubrieron que el bebé padecía una grave desnutrición proteico-calórica conocida como “Kwashiorkor”, que a menudo se observa en niños de países que experimentan hambruna, según informó el tribunal.

Siete días antes de que el padre, de 34 años, llevara de urgencia al bebé al hospital, escribió un correo electrónico a un club de salud “vegetariano” norteamericano pidiendo consejo: "Hola mi hija de un año ha dejado de tener ganas de beber/ comer y cuando lo hace no se queda tumbado o empieza a toser. ¿Qué puedo hacer para ayudarla? No tiene fiebre, está a dieta de frutas. Por favor ayúdeme lo antes posible ".

En lugar de aconsejar al hombre que llevara a su hijo al hospital, el consultor le sugirió que le hiciera una infusión. Una semana después, la niña, que pesaba tan sólo 6.040 kg, estaba ingresada en el hospital en el área de cuidados intensivos, donde necesitó atención permanente durante un mes.

Los padres confesaron posteriormente que comenzaron a alimentar al bebé con una mezcla de agua de coco y polvos en lugar de la leche fórmula después de que el bebé dejó de tomar el pecho en 2017.

A pesar de las crecientes preocupaciones de la enfermera pediátrica que hacía las revisiones al bebé y que les había advertido sobre el retraso en el crecimiento del bebé, los padres ignoraron los consejos médicos y se saltaron las revisiones posteriores. “La mezcla de coco y agua no es apropiada ya que no es nutricionalmente adecuada para un bebé”, dijo la enfermera en un correo electrónico dirigido a la pareja.

Finalmente dejaron de ir a las revisiones y buscaron soluciones médicas en sitios web alternativos en Queensland y en Estados Unidos.

A raíz del ingreso en el hospital, la pareja se separó y la niña está al cuidado de la madre, que muestra un “compromiso y devoción” por su hija y ha vuelto a llevarla a las revisiones médicas periódicas. “El ejercicio de la misericordia está justificado”, dijo el juez Quin al tribunal mientras la madre se secaba las lágrimas de los ojos.

Pero les dijo a los padres que su hija tenía un largo camino por delante, gracias a que su situación había mejorado con el cambio de dieta y una atención médica adecuada. “Tendrá una vida difícil y desafiante”, dijo el juez sobre la niña que ya ha cumplido tres años.