Las duras amenazas de Azerbaiyán a Armenia en plena escalada del conflicto

“El Ejército armenio debe abandonar nuestra tierra sin condiciones, en su totalidad y de manera inmediata”, ha advertido el presidente azerbaiyano durante una visita a sus tropas

El presidente de Azerbaiyán, Ilham Aliev, aseguró hoy que la actual ofensiva militar en el enclave de Nagorno-Karabaj continuará hasta que el Ejército de Armenia abandone los territorios ocupados.

“Armenia debe renunciar a la política de ocupación. Nosotros tenemos solo una condición: el Ejército de Armenia debe abandonar nuestra tierra sin condiciones, en su totalidad y de manera inmediata”, dijo Aliev al visitar a los soldados heridos en el frente, según informa la Presidencia azerbaiyana.

Según recoge la agencia EFE, Aliev, en el poder desde 2003, subrayó que “esa condición sigue en vigor y si el Gobierno armenio la cumple, los combates cesarán, la sangre dejará de derramarse e instauraremos la paz en la región”.

“Queremos la paz y queremos un arreglo del conflicto”, destacó.

Insistió en que el derecho internacional está de parte de Azerbaiyán y que Bakú “quiere” y “debe” restablecer su “integridad territorial”.

“Lo estamos haciendo y lo lograremos. Las acciones militares, que continúan por cuarta jornada, están dirigidas al restablecimiento de la justicia histórica. Nagorno-Karabaj es un territorio histórico de Azerbaiyán”, comentó.

Alíev resaltó que los combates en la línea del frente son intensos y que desde el domingo las tropas azerbaiyanas han logrado tomar “altos estratégicos” y “liberado” varios territorios que habían sido controlados durante largo tiempo por los armenios.

“Tenemos pérdidas, pero nuestra causa es justa (...), hoy hay combates cruentos en el Karabaj”, señaló y dijo haber impartido la orden de no disparar contra zonas habitadas e infraestructuras civiles.

Además, se mostró muy crítico con las negociaciones de paz desde el cese del fuego de 1994, aduciendo que no han dado resultados.

“Nos alentaron y nos enviaron algunas señales: tengan paciencia y el problema se resolverá. Pero, yo les advertí que el pueblo azerbaiyano no tolerará la ocupación, que, si las negociaciones no dan resultado, Azerbaiyán arreglará el problema por la vía militar”, señaló.

Ante el fracaso negociador, el presidente azerbaiyano consideró “fuera de lugar” la propuesta de diálogo, venga de quien venga.

“Lo hacen organizaciones internacionales y nosotros, naturalmente, lo aceptamos, lo hace la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE), ya que es su mandato. Y aquellos que simplemente dicen que empecemos a dialogar y nosotros les ayudaremos, no hay necesidad de ello. Ahora es el momento de la verdad”, apuntó.

Lamentó que los mediadores -la OSCE, Rusia, Francia y EE UU- no hayan podido influir en Armenia y agregó que si ellos “no pueden parar al ocupante, lo hará el soldado azerbaiyano”.

También aseguró que no tiene nada en contra del pueblo armenio y recordó que Azerbaiyán es un país “multinacional”, donde viven “miles de armenios”.

“Nadie los trata mal. Son nuestros ciudadanos”, señaló.

Armenia rechaza la cumbre con Rusia

El primer ministro de Armenia, Nikol Pashinián, afirmó esta mañana que su país no considera posible una cumbre tripartita ruso-armenio-azerbaiyana sobre el arreglo del conflicto de Nagorno Karabaj.

“En medio de intensas acciones militares no es muy apropiado hablar de una cumbre Armenia-Azerbaiyán-Rusia. Para negociar se requiere una atmósfera y condiciones adecuadas”, dijo Pashinián a un grupo de periodistas en la capital armenia.

Tras indicar que su país siempre ha estado dispuesto a alcanzar un arreglo pacífico al conflicto, subrayó que ello “no significa que Armenia y Karabaj estén dispuestos a una solución en detrimento de su seguridad y sus intereses nacionales”.

Guerra informativa

A los combates en el terreno, con el empleo de aviones, drones, artillería pesada, lanzaderas de cohetes y carros blindados, se suma la guerra informativa entre Bakú y Ereván.

El Ministerio de Defensa de Azerbaiyán informó hoy de una contraofensiva de sus tropas junto a la localidad de Tonashen, al noreste de Nagorno-Karabaj, donde varias unidades armenias “abandonaron sus posiciones y se replegaron desordenadamente sufriendo un elevado número de bajas”.

Según un parte del ministerio de Defensa azerbaiyano, desde el estallido de los combates las tropas armenias han sufrido “cerca de 2.300 bajas, entre muertos y heridos”.

Por su parte, el Gobierno de Ereván asegura que más de 800 militares azerbaiyanos han muerto desde el comienzo de la “agresión a la república de Nagorno Karabaj”, entidad por nadie reconocida, ni siquiera por Armenia.

La portavoz del Ministerio de Defensa de Armenia Shushán Stepanián denunció hoy bombardeos de la Fuerza Aérea azerbaiyana contra zonas en el norte de Nagorno Karabaj y la “presencia en el aire de F-16 de Turquía”, país que apoya a Azerbaiyán, cuyo Gobierno negó ese extremo.

Aliev agradece el apoyo de Turquía, Pakistán y Afganistán

En su visita al hospital, el presidente azerbaiyano agradeció el respaldo de Turquía en especial y también el de Pakistán y Afganistán en lo que llamó el “momento de la verdad” en el conflicto de Nagorno Karabaj-

El Gobierno turco aseguró hoy que estará al lado de Azerbaiyán si este país decide resolver “sobre el terreno” su enfrentamiento militar con Armenia por el control de la región separatista de Nagorno Karabaj.

“Si Azerbaiyán quiere resolver este problema sobre el terreno, estaremos a su lado”, declaró el ministro turco de Exteriores, Mevlüt Çavusoglu, a la agencia turca Anadolu.

El ministro no dio detalles sobre qué tipo de apoyo militar estaría Turquía dispuesta a ofrecer, aunque reiteró que Ankara “hará lo que sea necesario” si Azerbaiyán tiene “alguna demanda”.

Las autoridades armenias han acusado a Turquía de enviar apoyo militar a Azerbaiyán y aseguraron ayer que un caza turco F-16 derribó uno armenio durante una operación conjunta con la aviación azerbaiyana, algo que han desmentido tanto Turquía como Azerbaiyán.

Stepanián afirmó hoy que un puesto de mando aéreo turco ubicado en la provincia de Kars “directamente controla” y dirige “remotamente” los ataques aéreos azerbaiyanos.