Capriles dice ahora que no participará en las elecciones de Venezuela

El opositor díscolo rompió la unidad del bloque antichavista al negociar con Maduro, pero ahora cree que no se dan las condiciones para ir a las urnas

Henrique Capriles tira la toalla. El dirigente venezolano de oposición rechazó este miércoles la participación en las elecciones legislativas del 6 de diciembre debido a la falta de observación de la Unión Europea (UE), que ha pedido retrasar los comicios sin conseguir hasta ahora una respuesta positiva. Capriles rompió la unidad de la oposición al anunciar que había negociado por su cuenta con el régimen de Maduro para la liberación de más de 100 presos, dejando abierta la posibilidad de su participación en unas elecciones consideradas como farsa electoral por la mayor parte de la oposición y varios países.

“Esta elección tiene que ser postergada, nosotros pedimos que sea postergada, exigimos que sea postergada (...) por la pandemia, por la situación del país y para que la elección le sirva a Venezuela”, dijo el dos veces candidato presidencial en una alocución que transmitió a través de sus cuentas en las redes sociales.

Capriles, que desoyendo a la mayoría opositora abstencionista había decidido “luchar” para que los comicios fueran democráticos, remarcó este miércoles que “no hay condiciones en estos momentos” para acudir a las urnas.

“Si no posponen, no hay manera, no le sirve la elección al país”, insistió para luego dejar claro que si se retrasan las votaciones él participaría siempre y cuando ese periodo sirva para garantizar la supervisión de la UE como observadores electorales. “Es un tema de tener la voluntad de resolver (...) posponer, y que haya la observación”, reiteró.

Sobre la misión diplomática enviada por la UE a Caracas -encabezada por el secretario general adjunto del Servicio Europeo de Acción Exterior, Enrique Mora, y el director general en funciones para las Américas, Javier Niño- destacó que “no fue fácil” conseguir que el Gobierno autorizara esta visita pero se logró “después de tanta gestión”. “Vinieron aquí, no a negociar, a decirles ‘necesitamos tiempo para la misión de observación’ (...) es una cosa seria que nos conviene a todos”, explicó.

La misión, enviada el pasado 24 de septiembre por el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, regresó este martes a Bruselas y ahora aguarda la respuesta de las autoridades venezolanas sobre la petición de retrasar seis meses los comicios.

Capriles dijo también que mantuvo conversaciones con varios cancilleres y embajadores, sin especificar de qué países, en la búsqueda de acuerdos de cara a las legislativas, unos comicios que el grueso de la oposición, que controla actualmente la Cámara, ha tildado de fraudulentos.

Aunque el dirigente de oposición no fue claro al respecto, se refirió a la posibilidad de inscribir candidatos y de retirar posteriormente sus nombres de la contienda al no obtenerse la observación de la UE, algo que, según medios locales, fue lo que hizo Capriles. “Nosotros lo dijimos (...) reservar los nombres (...), si no se logra, se sacan los nombres”, expresó.

Ante el Gobierno venezolano, la UE dejó claro que no tiene “nada que ofrecer” a cambio de un retraso electoral y que no se trata de una negociación, pero advirtió de que tal y como están planteados los comicios el 6 de diciembre no podrá reconocerlos ni tampoco a la Asamblea Legislativa (Parlamento) resultante. EFE