Tres escenarios para un Brexit lleno de zancadillas

La UE ha anunciado un proceso legal contra Reino Unido que deja en el aire la posibilidad de un futuro acuerdo comercial y la ruptura del pacto de salida

A falta de tres meses para que se produzca la salida efectiva de Reino Unido, prevista para el 1 de enero de 2021, aún no se ha acordado el marco legislativo que articulará las relaciones comerciales entre ambos bloques. Las dos partes están a la gresca después de que el Gobierno de Boris Johnson haya impulsado una ley, aprobada ya en el parlamento británico, que rompería el acuerdo de retirada firmado entre ambas partes.

La UE le dio un ultimátum a Londres hasta el 30 de septiembre para que retirara las polémicas cláusulas relativas al Protocolo de Irlanda. Pero Johnson no las ha retirado y justifica este nuevo frente con el argumento de que sin una acción por parte de Londres, la UE podría imponer un bloqueo de alimentos a Irlanda del Norte.

El anuncio de este jueves de la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, de que Bruselas iniciará un procedimiento legal contra Reino Unido deja, de momento, muy maltrecho el objetivo de alcanzar el pacto comercial antes de fin de año, aunque las dos partes siguen sentadas a la mesa de negociación. Estos son los tres escenarios que se abren ahora.

Brexit salvaje: sin acuerdo comercial y larga batalla en los tribunales

Es el peor escenario posible porque no solo implica la falta de un acuerdo comercial sino que además, no se cumpliría el tratado internacional de divorcio que tanto esfuerzo y tiempo consumió en ambas partes. Al romper Reino Unido el documento firmado con Bruselas comenzaría una batalla legal, cuya primera piedra la ha colocado hoy la presidenta de la Comisión Europea al anunciar la apertura de un expediente que podría acabar con el caso en el Tribunal Europeo de Justicia. Este paisaje provocaría más inestabilidad política y económica en un momento de gran debilidad por los efectos de la pandemia. Lidiar con la covid y con el Brexit duro puede ser una bomba de relojería para Johnson, cuya popularidad ha caído en picado.

El incumplimiento del acuerdo de retirada pondría en cuestión la credibilidad internacional de Reino Unido en un contexto en el que Londres necesita firmar nuevos acuerdos comerciales con países terceros y hablar con su propia voz dentro del incierto tablero internacional del siglo XX.

Otro posible efecto sería el establecimiento de una nueva frontera dura en el Ulster, algo que podría poner en peligro los acuerdo de paz de Viernes Santo.

Brexit con un nuevo acuerdo comercial

Es el escenario más deseado y por el que apuestan los grandes inversores y las empresas. Significa que Reino Unido da marcha atrás en su deseo de romper con el acuerdo de retirada y también que ambas partes son capaces de fijar un marco legal que regiría las futuras relaciones comerciales entre ambas partes. Esta opción abre perspectivas positivas para los mercados a ambos lados, pero será difícil alcanzar un pacto comercial que satisfaga a los 27 miembros de la UE ya que cada gobierno tiene sus propios intereses nacionales.

Brexit sin pacto comercial pero se cumple el divorcio

Un Brexit sin acuerdo comercial sería una muy mala noticia tanto para Reino Unido como para la Eurozona, especialmente ahora que ambos actores se hallan inmersos en una grave crisis económica derivada de la pandemia. El Bank of America cree que sin acuerdo el PIB de Reino Unido caería entre un 5% y un 10% a largo plazo. Una de las primeras consecuencias podría ser la aplicación de aranceles. España es uno de los países más interesados dentro de la UE en que se produzca un pacto. El mercado británico tiene un gran peso en la industria turística española, pero también existen fuertes vínculos comerciales por ejemplo en el sector agrícola. El 9% de las importaciones agroalimentarias europeas de Reino Unido proceden de España.