Así es Gavin McInnes, el hípster que fundó el grupo de ultraderecha Proud Boys

Los Proud Boys han protagonizado numerosos incidentes en manifestaciones de grupos indígenas y otras minorías tanto en Canadá como en EE UU. El más recordado fue en 2017, donde una joven antifascista resultó muerta

“Un grupo extremista con lazos con el nacionalismo blanco”. Así considera el FBI a los Proud Boys, el grupo que ha protagonizado numerosos incidentes en manifestaciones de grupos indígenas y otras minorías tanto en Canadá como en Estados Unidos, donde han causado problemas más graves. El más recordado fue en 2017, cuando la organización hizo acto de presencia en las protestas ultraderechistas de Charlottesville, en las que se vivieron escenas de extrema violencia y una joven antifascista resultó muerta.

¿Quién es el líder que creó este grupo neofascista y supremacista? El periodista Gavin McInnes, el mismo fundador de la revista “Vice”. Nacido en Reino Unido en 1970 pero criado en Canadá, este escritor adquirió protagonismo en los últimos años por sus constantes ataques a indígenas, gente de color, musulmanes y mujeres.

Cuando McInnes se instaló en Nueva York allá por el 2001 dejo de ser un provocador políticamente incorrecto que había fundado una revista “punk” alternativa para transformarse en un extremista que se tatuó en la espalda la palabra “Destruction”. Dos años más tarde, el canadiense dijo una frase durante una entrevista con ‘The New York Times’ que se convertiría en los cimientos del grupo Proud Boys: “Me encanta ser blanco y creo que es algo de lo que estar muy orgulloso”.

El líder de los Proud Boys ya dejó ver sus preferencias raciales un año antes en otra entrevista con ‘The New York Press’ al declarar su satisfacción porque la oficina de “Vice” en Williamsburg (Brooklyn) estuviese en una zona de población blanca y no de “jodidos negros o puertorriqueños”. “¿En favor del amor, la diversidad y la tolerancia? Eso es de hippies”, puntualizó McInnes en tono despectivo a la vez que insultaba a minorías raciales, homosexuales y transgénero.

Por otro lado, su pensamiento misógino también se pudo comprobar cuando redujo la frase “No, significa no”, la base del concepto del consentimiento sexual y uno de los eslóganes del movimiento feminista, a “puritanismo”. Sin embargo, el racismo, la misoginia y el odio expresado por McInnes empezaban a ser un problema para “Vice”, que tras trasladarse a Estados Unidos había iniciado ediciones primero en Reino Unido y posteriormente en otros países como Canadá o Australia.

La revista, adquirida por un multimillonario canadiense, tuvo que disculparse reiteradas veces por las declaraciones de McInnes hasta que en 2008, el escritor abandonó la publicación alegando diferencias creativas. Desde que abandonó “Vice”, McInnes optó por dedicarse a escribir y colaborar con distintos medios de la extrema derecha norteamericana, entre ellos “The Rebel Media”, un portal canadiense dirigido por uno de los periodistas más radicales y provocadores de Canadá, Ezra Levant. Esta colaboración le permitió reforzar sus vínculos con el movimiento conservador del oeste de Canadá que aceptó encantado el estilo provocador del escritor.

No obstante, cuando McInnes empezó a incluir a menudo expresiones antisemitas a su arsenal de ataques contra las minorías, el Partido Conservador de Canadá se vio obligado a cortar sus vínculos con el escritor en 2017. Un poco antes, en septiembre de 2016, el escritor lanzó en la revista supremacista “Taki’s Magazine” el movimiento Proud Boys (Chicos orgullosos, en inglés), una especie de club en el que no están permitidas las mujeres y en el que los hombres “se niegan a disculparse por crear el mundo moderno”.

Los integrantes de Proud Boys cuentan con tres niveles. El más básico es autodeclararse un Proud Boy, el segundo es jurar no masturbarse y ser golpeado a la vez que se recitan los nombres de cinco cereales, y el tercer nivel es llevar un tatuaje de Proud Boys.