Mata a golpes a su mujer en la celebración de su boda y tira el cadáver por un barranco

La víctima conoció a su verdugo mientras él cumplía condena por asesinato y pensó que podría “domesticarlo”

Oksana Poludentseva, de 36 años, conoció a Stepan Dolgikh, de 33 años, cuando este estaba en prisión por un asesinato. Comenzaron una relación en la que Oksana pesó que podía domesticarlo. Pero nada más lejos de la realidad. Nada más lejos de la realidad.

Con el paso de los meses, la pareja decidió casarse para formalizar su relación. Todo fue perfecto hasta que la celebración en una casa de la aldea siberiana de Prokudskoye comenzó a torcerse. El consumo de alcohol y el carácter colérico de Stepan formaron una mezcla explosiva que acabó en tragedia.

Durante la celebración Oksana estaba divirtiéndose, cuando Stepan se le acercó de forma violenta y le acusó de “comportarse de forma incorrecta”, en clara alusión a su actitud con alguno de los hombres invitados. Oksana trató de hacerle entrar en razón, pero Stepan comenzó a golpearla de forma brutal. La agresión comenzó en el interior de la casa de bodas, pero continuó en el exterior.

Según explicó el investigador jefe Kirill Petrushin a la agencia de noticias NGS, “comenzó a golpearla y patearla fuera de la casa. La agarró por el pelo, la golpeó, la empujó a la calle, donde también siguió golpeando su cuerpo y cabeza. Cuando acabó con su vida, la arrojó a un barranco cercano”.

La agresión fue de tal violencia, que ninguno de los invitados se atrevió a intervenir y se limitaron a llamar a la policía. Stepan, que tenía varias condenas previas por asesinato y robo, fue detenido en el lugar de la celebración por la Guardia Nacional rusa y confesó el crimen de inmediato El sospechoso ha estado en prisión preventiva durante dos meses mientras continúa la investigación sobre lo ocurrido.

Petrushin indicó que la agresión fue salvaje: “La golpeó durante mucho tiempo, frente a testigos, y golpeó sus órganos vitales, en el torso y la cabeza. Admitió completamente su culpabilidad durante la investigación".

Sobre si Stepan mostró arrepentimiento, “no puedo comentar” pero añadio que “personalmente, no creo que se haya arrepentido”.

"En un estado de intoxicación alcohólica, debido a los celos, desarrolló una actitud hostil hacia su esposa. Estaba celoso de uno de los invitados. A su marido le pareció que se había comportado de forma incorrecta, lo que provocó un escándalo. El hombre tenía condenas previas por asesinato y robo, pero la mujer fallecida conocía sus antecedentes penales”, dijo Petrushin. “Se conocieron mientras él cumplía una condena en prisión por delitos anteriores”. Finalmente concluyó que “ella no pensó que mientras bebía alcohol o simplemente en un ataque de ira, una persona como ésta podría sobrepasar el límite y cometer un delito grave”.