“Las deficiencias en la gestión del coronavirus han dañado a Trump especialmente entre los votantes mayores”

Analizamos la recta final de la campaña tras el positivo y posterior ingreso del presidente en un hospital militar. Con todo, “es poco probable que su propio contagio sea decisivo el día de las elecciones”, augura el experto Matthew Wilson

A raíz del positivo del presidente Donald Trump y tras su pronta, pero polémica, recuperación, analizamos con Matthew Wilson, profesor de Ciencias Políticas en la SMU (Texas), las claves de esta recta final de la campaña a las presidenciales 2020. Para el experto, las deficiencias en la gestión de la pandemia, han dañado a Trump “especialmente entre los votantes mayores”.

Según el profesor, el que ya hayan votado casi 4 millones de estadounidenses, una cifra récord, significa que “existe un alto nivel de interés en esta campaña, por lo que deberíamos esperar una sólida participación de los votantes”.

El presidente Donald Trump continúa minimizado la enfermedad, aunque EE UU tiene el número de muertos más alto del mundo (210.000)? ¿Qué importancia tiene para los votantes estadounidenses la gestión del coronavirus?

El tema del coronavirus es un lastre para las perspectivas de reelección de Donald Trump. Cuando la campaña se centra en cuestiones económicas y de orden público, al presidente le va bastante bien. Cuando se centra en el virus y en la atención médica en general, Trump obtiene malos resultados. Las deficiencias del mandatario en el manejo del coronavirus lo han dañado especialmente entre los votantes mayores, que alguna vez fueron su fortaleza, pero que tienen un mayor riesgo de contraer el virus y se han visto preocupados por su respuesta inadecuada.

Después del bronco debate entre Biden y Trump, ¿qué podemos esperar del cara a cara entre Harris y Pence?

Ciertamente habrá mucha discusión sobre el virus, tanto en el debate vicepresidencial como en el próximo presidencial. El vicepresidente Pence querrá asegurarle a la nación que el presidente se está recuperando bien y que el Gobierno continúa funcionando con normalidad, mientras que la senadora Harris buscará que la enfermedad del presidente sea el emblema de toda la respuesta arrogante de la Administración Trump a la pandemia.

El hecho de que haya pasado por la enfermedad, solo un mes antes de las elecciones, ¿le ayudará o perjudicará en las urnas?

Suponiendo que Trump se recupere por completo en la próxima semana, es poco probable que su propio contagio sea decisivo el día de las elecciones. Las preocupaciones sobre su manejo de la pandemia ya habían dañado su candidatura, y su propia enfermedad no parece haber generado mucha simpatía por parte de sus oponentes políticos. Las reacciones a la enfermedad del presidente parecen haberse derrumbado en gran medida en líneas partidistas, como tantas otras cosas en la sociedad estadounidense actual.

Con todo, un récord de casi 4 millones de estadounidenses ya han emitido su voto anticipado a cuatro semanas de las elecciones, superando con creces los 75.000 de 2016... ¿Qué conclusiones podemos sacar de este aumento?

Definitivamente podemos concluir que existe un alto nivel de interés en esta campaña, por lo que deberíamos esperar una sólida participación de los votantes. También podemos asumir que habrá muchos más votos emitidos por correo que nunca. Esto crea la posibilidad de cierta confusión e incertidumbre en la noche de las elecciones, ya que puede que no sea posible declarar un ganador durante días o incluso semanas después. También significa que, si algo cambia en la dinámica de la campaña, millones de estadounidenses no podrán responder a nuevos acontecimientos, pues ya habrán emitido sus votos.