Usan la canción infantil ‘Baby Shark’ para torturar a presos en EE UU

Tres funcionarios de prisiones utilizaban la cabina de abogados de una cárcel de Oklahoma para “castigar” a los presos y darles una lección

Tres miembros del personal de seguridad de una cárcel en Oklahoma, EE UU, han sido acusados esta semana de maltrato “inhumano” contra unos presos a quienes les hacían escuchar la canción infantil ‘Baby Shark’ reiteradas veces durante largos periodos de tiempo como castigo y tortura, según informa ‘Daily Mail’.

Este tipo de correctivo llevado a cabo por los tres guardias -Gregory Cornell Butler Jr., Christian Charles Miles y Christopher Raymond Hendershott- consistía en llevar a los presos a una sala que utilizan para que los encarcelados se encuentren con sus abogados. Una vez allí se les obligaba a estar de pie, con las manos esposadas en la espalda y a escuchar a todo volumen la canción una y otra vez.

Además, tal y como demostraron las grabaciones de las cámaras de seguridad de esta prisión estadounidense, alguna de estas sesiones de tortura llegó a durar incluso dos horas.

Uno de los funcionarios de prisiones detenido declaró que utilizaban la cabina de abogados como lugar para “castigar” a los presos y darles una lección, porque pensaban que la acción disciplinaria dentro del Centro de Detención no estaba funcionando bien para cambiar el comportamiento de los internos.

Los investigadores de este caso creen que la canción pudo haber provocado un “estrés emocional indebido en los encarcelados, que probablemente ya sufrían otro tipo de estrés físico”.