La misteriosa desaparición de la novia de Putin

La campeona olímpica Alina Kabaeva fue vista por última vez en 2018, momento en el que surgieron fuertes rumores de que estaba embarazada de mellizos

La campeona olímpica Alina Kabaeva, de 37 años, ha desaparecido sin dejar rastro. Desde el año 2018 no se sabe nada de ella. Justamente ese año se intensificaron los rumores de que la deportista que mantenía una relación con el presidente ruso Vladimir Putin podría estar embarazada de dos meses y que esperaría mellizos.

Los rumores apuntan a que Kabaeva pudo dar a luz en una clínica de Moscú en abril del pasado año, pero ella no lo confirmó y el Kremlin nunca habla de la vida privada del presidente con los medios de comunicación. Han pasado dos años desde el supuesto nacimiento de los niños y nadie sabe nada de Kabaeva, por lo que se han disparado los rumores sobre su posible desaparición, informa “The Sun”.

Fue un periodista de investigación ruso, con contactos en los servicios de inteligencia ruso, Sergei Kanev, el que indicó que tres semanas antes del nacimiento de los hijos de Putin los servicios de protección del Kremlin ocuparon el hospital y evacuaron la cuarta planta.

Según informó, los mellizos habrían nacido por cesárea y durante el tiempo que Kabaeva estuvo ingresada, se prohibieron las visitas a otros pacientes del hospital y se dio vacaciones a la mitad del personal del centro.

Pero estos no son los únicos hijos de Putin con Kabaeva. Según los medios rusos, la pareja tendría un niño de 11 años y una niña de 7, que nacieron en una clínica suiza por recomendación de Silvio Berlusconi, gran amigo del mandatario ruso.

La relación entre el presidente y la ex gimnasta comenzó hace 20 años, cuando ella apenas tenía 17 años y era habitual en los podios de la gimnasia rítmica. Kabaeva era una de las gimnastas más mediáticas, debido a su calidad como deportista, su elegancia y su belleza, que le llevó a protagonizar la portada de una revista en la que posó semidesnuda. Al acabar su carrera, hizo una incursión en el mundo de la política y fue diputada del partido del presidente Putin.

Los medios rusos también han llegado a apuntar a la posibilidad de que la pareja se haya casado porque Kabaeva que siempre trataba de esconder su anillo en las comparecencias ante los medios de comunicación pero dejó de hacerlo, gesto que fue interpretado como que ya no quería ocultar su relación con el presidente Putin.

Los primeros rumores sobre la pareja surgieron en el año 2008, lo que terminó por dinamitar el matrimonio Putin, que finalmente se separo en 2014. Precisamente ese año Kabaeva estuvo entre los seis atletas que llevaron la antorcha olímpica en la ceremonia de apertura de los Juegos de Invierno de Sochi. El presidente ponía en 2014 fin a 31 años de matrimonio con Lyudmila Putin, una ex azafata de vuelo de la compañía Aeroflot, llamada Lyudmila Shkrébneva, a la que conoció cuando estudiaba filología española, y con la que el dirigente estuvo casado desde 1983 hasta el 2014.

Putin, ex agente de la KGB, mantiene en absoluto secreto todo lo referente a sus hijos. De hecho, nada se sabe tampoco de las hijas que tuvo con Lyudmila: María, de 31 años, y y Yekaterina, de 30. María es una brillante endocrina y Yekaterina, que utiliza el apellido de Tikhonova, trabaja en la Universidad estatal de Moscú.