Un turista se salva de la cárcel por difamación tras poner una reseña negativa de un hotel en Tailandia

El estadounidense Wesley Barnes escribió en TripAdvisor que el gerente del resort trataba a sus trabajadores “como esclavos”

Un ciudadano estadounidense residente en Tailandia ha evitado una potencial pena de dos años de cárcel por difamación tras llegar a un acuerdo amistoso con el hotel que le acusó por las reseñas negativas publicadas en internet.

El superintendente de la Policía del distrito de la isla de Koh Chang, en el sur de Tailandia, Kitti Maleehuan, confirmó este viernes a Efe que ambas partes acordaron la retirada de la denuncia presentada por el hotel Sea View Resort, situado en la popular isla turística.

El estadounidense Wesley Barnes, que llegó a pasar dos noche en el calabozo hasta depositar la fianza establecida, aceptó por su parte realizar antes del 30 de octubre una serie de acciones a modo de compensación, tales como pedir disculpas al hotel, a las autoridades provinciales y a los medios que informaron sobre la disputa.

Además, el turista debe proporcionar una explicación a la Embajada de los EEUU en Bangkok y solicitar al portal turístico TripAdvisor, donde publicó las reseñas negativas, que retire la advertencia publicada contra el hotel.

Barnes se hospedó a finales de junio en Sea View Resort y más adelante dejó unos comentarios negativos en TripAdvisor en los que criticaba a los empleados del establecimiento, que más tarde defendió a sus trabajadores y expuso su versión de lo sucedido.

Tras negarse a retirar los comentarios, Barnes fue denunciado por difamación y detenido el 12 de septiembre durante dos días hasta que pagó una fianza de 100.000 bat (2.700 euros o 3.160 dólares), con la obligación de comparecer ante un juez para responder a la acusación de difamación, que acarrea una posible pena de hasta dos años de prisión.

La disputa surgió cuando los trabajadores del hotel informaron al turista que debía abonar una cuota si quería tomar en el local bebidas compradas en el exterior, mientras que el turista acusó en sus reseñas al gerente del establecimiento de ser “extremadamente maleducado con los clientes” y tratar al resto de trabajadores “como esclavos”.

La difamación es un delito penal en Tailandia, a diferencia de otros muchos países, donde se trata en tribunales civiles. La sentencia máxima es de dos años de prisión y una multa de 8.800 dólares. El jefe de la policía de Koh Chang, Thanapol Taemsara, ha asegurado nunca había visto un caso como este. “Ha habido casos de difamación, pero nunca he visto un caso relacionado con una reseña en Tripadvisor”, añadió.