Critican a Trump por usar un fármaco anti covid derivado de células de un aborto

La empresa Regeneron argumenta que el medicamento suministrado al presidente no tiene células consideradas como tejido fetal

Varios críticos con Donald Trump han señalado que uno de los medicamentos que está tomando el presidente y que ha alabado como una posible “cura” para el coronavirus se desarrolló utilizando células humanas obtenidas originalmente de un aborto, si bien la empresa que fabricó el fármaco experimental, Regeneron Pharmaceuticals, no considera que sean humanas.

Los rivales del mandatario señalan que el aborto es una práctica denunciada repetidamente por el presidente y muchos de sus partidarios y que ahora estaría incurriendo en una contradicción. La Administración Trump había adoptado una firme postura contra la investigación médica que utiliza tejidos de fetos abortados.

El fármaco administrado es un cóctel de anticuerpos monoclonales desarrollado por Regeneron. El presidente recibió una infusión de 8 gramos cuando fue hospitalizado durante el fin de semana después de dar positivo por Covid-19.

Las células madre que se utilizan para desarrollar el fármaco se conocen como células HEK-293T, una línea de células que se utilizan en los laboratorios. Según The Guardian, las células derivan originalmente de un riñón embrionario después de un aborto realizado en los Países Bajos en la década de 1970.

Trump ha tratado de limitar el acceso al aborto. El rotativo británico cita el nombramiento de la jueza católica conservadora Amy Coney Barrett para el Tribunal Supremo el mes pasado. El movimiento antiaborto es una de las bases de apoyo más entusiastas de Trump.

Según escribe Antonio Regalado, editor de la revista MIT Technology Review, “los dos anticuerpos que Regeneron desarrolló finalmente como tratamiento experimental, que pudo haber salvado la vida de Trump, se habrían seleccionado utilizando exactamente esas pruebas. Debido a que las células 293T se adquirieron hace mucho tiempo y llevan tanto tiempo viviendo en el laboratorio, ya no se consideran relacionadas con las políticas sobre el aborto”.

La portavoz de Regeneron, Alexandra Bowie, ha señalado que "las líneas celulares 293T disponibles en la actualidad no se consideran tejido fetal, y nosotros no usamos el tejido fetal de ninguna otra manera”.