“Los autoritarismos de Evo Morales y Maduro tienen que ser erradicados de América Latina”

Karen Longaric, ministra de Exteriores de Bolivia, confía en que el Movimiento al Socialismo respete la democracia si gana las elecciones presidenciales

El domingo 18 se celebra la primera vuelta de las elecciones presidenciales en Bolivia. En octubre, el gobierno de Evo Morales fue acusado de fraude electoral en unos comicios que le dieron la victoria. La OEA publicó un duro informe que señaló las irregularidades en la jornada de votación que ayudó a echar a Morales del poder con la venia de las Fuerzas Armadas y en medio de disturbios en las calles promovidos por partidarios y opositores.

En noviembre de 2019, la senadora Jeanine Áñez tomó las riendas del poder de forma interina hasta la convocatoria de nuevos comicios retrasados por los efectos de la pandemia. El partido de Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), con su candidato Luis Arce, figura en primera posición en las encuestas para lograr de nuevo la presidencia; sin embargo, no obtendría el 50% de los votos ni más de diez puntos de ventaja con el segundo candidato, Carlos Mesa, para evitar una segunda vuelta.

Karen Longaric, ministra de Exteriores de Bolivia, asegura en esta entrevista a LA RAZÓN que el MAS tiene que “ser un partido comprometido con la democracia y la institucionalidad, no tiene otra opción”.

Las últimas elecciones presidenciales fueron muy polémicas, con acusaciones de fraude, ¿serán éstas limpias y transparentes?

El Gobierno, desde su pequeño ámbito de acción en el escenario electoral, quiere garantizar unas elecciones libres, transparentes e inclusivas. El Tribunal Supremo Electoral, un órgano independiente del poder ejecutivo, será el que garantice al pueblo boliviano que estas elecciones van a llegar a buen puerto en el marco de un país pacificado, de reencuentro en la sociedad boliviana que acepte y admita el triunfo del partido que gane las elecciones.

¿Está muy dividida la sociedad boliviana?

Sí, está dividida, pero confiamos que la necesidad de contar con un estado de derecho firme en el país va a hacer que el pueblo boliviano haga esfuerzos para propiciar una convivencia pacífica poselectoral.

¿Qué logros destaca de esta presidencia de Jeanine Áñez?

Hay un logro sustancial que es la etapa de pacificación que estamos viviendo. Después del mes de octubre, tras descubrirse un fraude electoral, hubo una convulsión social provocada por el partido del Movimiento al Socialismo. El Gobierno de Jeanine Áñez, cooperado por la Unión Europea, las Naciones Unidas y la Iglesia católica, hicieron grandes esfuerzos por pacificar el país. Y lo hemos logrado. En este ambiente han transcurrido estos diez meses. Esta es la gran contribución del Gobierno, el haber logrado estabilidad en medio de una pandemia que fue adversa y en medio de una confrontación generada por el partido de don Evo Morales. Pese a todo ello, hemos logrado remontar las situaciones adversas y estamos a unos días de las elecciones y con mucho entusiasmo. Cualquiera que gane debe proporcionar al pueblo boliviano, gobernabilidad, estabilidad y paz.

¿Por qué la presidenta Áñez retiró su candidatura para las presidenciales?

Cuando la señora Áñez decidió postularse a la presidencia lo hizo porque no tenía ninguna limitación legal. El abandono de esa candidatura responde al ánimo de ella de facilitar este proceso electoral y evitar que el voto esté más atomizado de lo que ya está. En realidad es una contribución muy digna de valorar.

¿Cree que Evo Morales será procesado por fraude electoral?

Hay serios indicios de que él ha cometido delitos muy graves y obviamente quien delinque debe ser procesado, pero eso lo dirá la justicia, lo dirá en primer lugar la fiscalía, que está adelantando las investigaciones y luego lo dirá el poder judicial si es que se abre una imputación formal contra él.

¿Cree que el MAS es un partido comprometido con la democracia?

Tiene que ser un partido comprometido con la democracia y la institucionalidad, no tiene otra opción. Porque la otra opción sería la ilegalidad y no creo que le gusta al MAS actuar al margen de la legalidad y la institucionalidad del país

¿Bolivia se alejó de esa senda de institucionalidad?

Absolutamente, había una sumisión total del poder legislativo y el poder judicial y del tribunal constitucional hacia el poder ejecutivo, en el que el ex expresidente detentaba un poder absoluto sobre todos los poderes del Estado. Había tomado una senda autoritaria y abusiva, vulneradora de los derechos humanos.

¿Cree que el denominado socialismo del siglo XXI ya no tiene cabida en América Latina?

Va a haber una renovación forzosa de liderazgos en América Latina. Los autoritarismos secantes como el de Evo Morales y Nicolás Maduro tienen que ser erradicados del escenario político de nuestra región. En noviembre del año pasado hemos dado fe de ser un pueblo pacifista a través de un movimiento tranquilo y radical de toda la sociedad que le pidió a Evo Morales que abandonara el gobierno porque el pueblo boliviano no acepta totalitarismos y no estamos dispuestos a correr los riesgos del pueblo venezolano. Tengo mucha fe en que el estado de derecho y el juego democrático va a mejorar notablemente en Bolivia.

¿Habrá segunda vuelta en las elecciones presidenciales?

Es muy posible que haya una segunda vuelta, los resultados de las encuestas así lo anuncian.

El candidato Carlos Mesa, segundo en las encuestas, ¿tiene suficiente peso para desbancar de las encuestas a Luis Arce, el candidato de Evo Morales?

Podría ser, creo que sí. Todos los candidatos tienen que transmitir una posición firme en favor de los intereses del país y no de sus intereses políticos partidarios. Están obligados a priorizar el interés del pueblo boliviano.

¿Cuál es la situación sanitaria de Bolivia en plena pandemia?

Debo destacar que la crisis del covid-19 encontró al Gobierno de las señora Jeanine Áñez con un sistema de salud totalmente precario, desprovisto de equipos e insumos médicos. Ha sido muy difícil para nosotros superar esta situación, pero gracias a la cooperación internacional brindada por países amigos, entre ellos de la UE, y organismos internacionales, hemos podido sobrellevar de manera digna la pandemia. Sin embargo, aún existen ciudades de Bolivia con alto índice de contagio que esperamos que descienda en las próximas semanas.