Un hombre negro que fue arrastrado con una cuerda por dos policías a caballo pide un millón de dólares de indemnización

Demanda a una ciudad de Texas y a su departamento de policía alegando que sufrió humillación y miedo durante su arresto

Donald Neely, en una imagen de archivo
Donald Neely, en una imagen de archivoMarie D. De JesusAP

Un hombre negro que fue llevado con una cuerda por dos oficiales blancos a caballo ha demandado a una ciudad del sureste de Texas y a su departamento de policía por 1 millón de dólares, alegando que sufrió humillación y miedo durante su arresto.

Una demanda presentada la semana pasada en el tribunal de distrito del condado de Galveston en nombre de Donald Neely, de 44 años, alegó que la conducta de los oficiales fue “extrema e indignante”, que le lesionó físicamente y le causó angustia emocional, informaron los medios de comunicación, citando los documentos judiciales. Las fotos del incidente de agosto de 2019 muestran a Neely conducido por los oficiales con una cuerda atada a las esposas y recuerdan a las imágenes de esclavos encadenados.

Imagen del vídeo que muestra a Donald Neely atado a una cuerda y llevado por dos policías blancos a caballo
Imagen del vídeo que muestra a Donald Neely atado a una cuerda y llevado por dos policías blancos a caballoLa Razón (Custom Credit)

Neely, que era una persona sin hogar en ese momento, estaba durmiendo en una acera cuando fue arrestado por allanamiento de morada y conducido una manzana hasta un área de estacionamiento policial. En el video publicado se escucha dos veces a un oficial diciendo que llevar a Neely con una cuerda por las calles de la ciudad se vería “mal”.

La demanda acusa a la ciudad y al departamento de negligencia, y declaró que los oficiales deberían haber sabido que Neely consideraría ofensivo ser llevado con la cuerda “como si fuera un esclavo”. “Neely sintió como si lo exhibieran como se hacía con los esclavos”, dice la demanda.

En una declaración entonces, el jefe de policía Vernon Hale calificó la táctica como una “técnica entrenada y la mejor práctica en algunos escenarios”. Sin embargo, dijo que creía que sus oficiales “no tuvieron buen juicio”, y agregó que el departamento cambió su política para prevenir el uso de esta técnica. Una investigación de los Texas Rangers determinó que los agentes no infringieron la ley. El cargo contra Neely fue desestimado en la corte.