Así rompió a llorar el policía casado que estranguló a su amante hasta matarla: “La he cagado”

“¿Qué va a decir ahora mi madre?”, lamentaba el agente Timothy Brehmer tras quitarle la vida a Claire Parry en el aparcamiento de un pub en Reino Unido

Timothy Brehmer, el agente de policía casado de 41 años que estranguló a su amante Claire Parry hasta matarla en Dorset (Reino Unido) después de que ella le amenazara con contar su relación de diez años a su mujer, no pudo evitar derrumbarse y romper a llorar cuando llegaron los paramédicos al lugar de los hechos, según recoge ‘The Sun’.

Los miembros del jurado del Tribunal de la Corona de Salisbury (Reino Unido) escucharon cómo Brehmer, que supuestamente se había herido en el brazo con una navaja, lloraba desconsoladamente. “La he cagado”, afirmó el agente, quien negó el asesinato pero sí admitió el homicidio de su amante Claire, una enfermera de 41 años, dentro de un Citroen C1 en el aparcamiento de un pub de Dorset el pasado 9 de mayo.

Asimismo, una serie de imágenes fueron mostradas al jurado dónde pudieron apreciar a Brehmer lamentando lo sucedido y diciendo “lo siento” mientras varios agentes le decían que lo arrestarían. En el vídeo se puede ver al policía llorando, sin camiseta, con el brazo izquierdo visiblemente lesionado y con restos de sangre en los pantalones.

Preguntado sobre qué ocurrio, Brehmer respondió entre lágrimas: “Hemos mantenido una aventura durante varios años. Ella me forzó a conocerla, se lo iba a contar a mi esposa e iba a perder a mi hijo", relató con tristeza el policía en la parte trasera de una ambulancia.

“¿Qué va a decir ahora mi madre?”

El detenido continuó explicando que ella no quería salir del coche. “Yo sólo quería irme y suicidarme”, señaló Brehmer, quién le dijo preocupado a un paramédico “¿qué le voy a decir ahora mi madre?” y reiteradas veces les dijo que “ella estaba muy enojada”. Las imágenes que fueron captadas en el hospital mostraban al policía diciendo “soy un buen hombre, creo que ella me hirió”.

También se le pudo escuchar hablar de su intención de quitarse la vida. Otro paramédico, Samer Al-khateb, contó al tribunal que Claire tenía restos sangre en la cara y moratones alrededor de su cuello. Su compañero James Best contó que se dio cuenta de que conocía a la víctima después de encontrar su tarjeta de identificación sanitaria.

Al describir su posición dentro del coche, le explicó al tribunal: “Parecía como si alguien se hubiera quedado dormido con la cabeza apoyada sobre la ventana y luego la puerta se hubiera abierto. Tenía los labios azules, era obvio que no respiraba. Le revisé el pulso y no lo tenía”, comentó el paramédico.

“Conocí a Claire en el trabajo hace mucho tiempo y solíamos hablar, pero eso fue hace mucho tiempo. Un agente de la policía de Dorset, Martin Brown, indicó al jurado que le preguntó a Brehmer sobre lo sucedido" “¿Estás bien Tim? ¿Qué pasó?’ y me miró y dijo ‘no recuerdo’ y empezó a llorar sin parar".

Por último, el tribunal escuchó también cómo el detenido le había dicho a su esposa Martha sobre las 12 de la mañana que iba a comprar unos bistecs para hacer una barbacoa familiar ese mismodía. Sin embargo, tres horas después la mujer recibió un mensaje que decía “te estoy engañando” desde el teléfono de su marido.