Ya es Navidad en la Venezuela chavista

Maduro decretó el 15 de octubre como el inicio de las fiestas para impulsar la “soberanía alimentaria” en el país de la hiperinflación

En una peculiar maniobra que busca desviar el foco de las múltiples crisis que vive Venezuela desde hace años, el régimen de Nicolás Maduro anunció que la fiesta de Navidad se adelantará dos meses en el país este 2020. Recuerda a su mentor, el fallecido Hugo Chávez, que siempre hacía anuncios extraños cuando llegaban las señaladas fiestas como prohibir la figura de Santa Claus en los edificios del Gobierno por considerarlo un símbolo del Imperio.

“Impulsamos la soberanía alimentaria”, señala el eslogan del chavismo como fundamento de la decisión de decretar que este 15 de octubre es el “inicio de la Navidad 2020”. La estrategia fue revelada a través de medios oficialistas, como la cadena VTV y con una fotografía de Maduro y su esposa, Cilia Flores, dentro de una composición con elementos típicos de la festividad cristiana del 25 de diciembre y una imagen de la Virgen María con Jesús entre sus manos.

Aún se desconoce qué implicará esta nueva medida del régimen en Venezuela, pero las autoridades advirtieron que la Navidad ya comenzó y que Maduro liderará una actividad donde se estima que brindará más detalles de su proyecto.

El presidente venezolano publicó en su cuenta de Twitter que “los mejores juguetes para niños y niñas” serán repartidos por comités locales de abastecimiento y producción, que formarán parte del plan "Navidades Felices y Seguras. Si bien el mandatario no adelantó a qué se debe esta nueva medida, expresó que ya aprobó “recursos para adquirir 10 millones de juguetes como parte del plan”

Sumido en la peor crisis de su historia moderna, el país petrolero sufre la inflación más alta del mundo y está encaminado a su séptimo año de recesión. En paralelo, el valor de la moneda local -el bolívar- se ha desplomado, escenario en el que el dólar ha continuado ganando terreno al punto que la mayoría de las transacciones en el país caribeño se realizan con esa moneda.

A finales de abril, el régimen de Maduro aumentó en 77,7% el ingreso mínimo, que suma el salario básico y un bono de alimentación obligatorio. Fue la segunda alza del año. Pese a ello, y dada la continua devaluación e hiperinflación, el salario mínimo equivale a menos de un dólar, insuficientes para comprar prácticamente la totalidad de los insumos básicos.

Entre enero y septiembre, Venezuela acumuló una inflación de 844,1%, según cifras publicadas la semana pasada por el Banco Central (BCV), de línea oficialista, que no publica regularmente índices oficiales. La inflación en septiembre se ubicó en 27,9%, mostrando un alza ligera con respecto a agosto, que cerró con 24,7%, reconoció el BCV.