Así celebraron los terroristas de Al Qaeda su liberación a cambio de cuatro rehenes en Mali

Malestar entre las tropas que combaten el terrorismo que ahora deben enfrentarse a los más de 200 yihadistas que se han incorporado a las actividades criminales

Los yihadistas del JNIM, el Grupo de Apoyo al Islam y a los Musulmanes, la franquicia de Al Qaeda en el Sahel, celebraron por todo lo alto, como un gran triunfo, la liberación de 204 de sus combatientes a cambio de cuatro rehenes y una importante cantidad de dinero.

Las fotografías que se reproducen en esta noticia dan idea del alborozo, en medio de una comida en la que se asaron varios corderos, de los terroristas, que han recuperado para sus actividades criminales a una cantidad tan importante de combatientes.

No es el mismo sentimiento el que tienen, según han informado a LA RAZÓN fuentes antiterroristas, los encargados de luchar, en especial las tropas internacionales en las que son mayoría los soldados franceses de la operación Barkhane, que ahora deben enfrentarse con estos sujetos, llenos de odio y resentimiento por el tiempo que han estado en la cárcel.

Entre los liberados figuran los que organizaron los atentados contra el hotel Radisson Blu en Bamako, en 2015 y los perpetrados contra el hotel Splendid y el café Cappuccino en Ouagadougou, en Burkina Faso, algún tiempo después, con un balance ce decenas de personas asesinadas.