Acude al banco con un hombre muerto en una silla de ruedas para cobrar la pensión

Dijo que se había olvidado de la clave y el banco le exigió una “prueba de vida” que no pudo aportar

Imagen de una sucursal del Banco do Brasil
Imagen de una sucursal del Banco do Brasil

La picaresca no tiene límites. Una mujer intentó cobrar la pensión de su pareja, que acababa de morir. Le subió a una silla de ruedas y se presentó el pasado 2 de octubre en la sucursal del Banco do Brasil en la región brasileña de Campinas, con intención de retirar el dinero.

Según el informe policial, la mujer, cuya identidad no fue revelada, dijo en la sucursal que había perdido la contraseña de la cuenta de su marido, un hombre jubilado y viudo de 92 años. Por ello, el banco dijo que era necesario acudir a la sucursal para hacer la prueba de vida como medida de seguridad.

Al llegar a la entidad bancaria, en un intento por agilizar el servicio, la mujer dijo que el hombre estaba muy cansado y que se sentía mal. Pero los empleados vieron algo sospechoso y prefirieron advertir a la seguridad del banco y al servicio de emergencias.

Fue entonces cuando encontraron que el anciano no solo estaba muerto, sino que el fallecimiento no era reciente: según el informe policial, el Departamento de Bomberos y el médico del Servicio Móvil de Emergencias (Samu) certificaron que se encontraba en un estado cadavérico y con hinchazón en los pies.

El director de la Policía Judicial Interior de São Paulo, José Henrique Ventura, afirmó que el forense determinó que el anciano llevaba 12 horas muerto cuando fue trasladado al banco.

Al darse cuenta de esta situación, los empleados del banco informaron a la Guardia Municipal y la mujer fue detenida por intento de estafa. Durante el interrogatorio, la detenida indicó que fue su pareja durante algunos años, pero no tenía ningún poder para mover o manipular la cuenta bancaria.

Ahora, los investigadores tratarán de saber cuál era su intención y qué pretendía hacer con el dinero. El cuerpo del anciano fue enterrado al día siguiente.

Según un comunicado de la entidad, “El Banco do Brasil trabaja para mitigar el riesgo de fraude en el pago de las prestaciones de la seguridad social con medidas como la identificación del cliente mediante contraseñas, tarjetas y biometría. El Banco cumplió con todos los protocolos previstos en el contrato de prestación del servicio con la fuente pagadora, lo que incluye el requisito de poder notarial o la presencia del beneficiario en la sucursal ".