Bruselas abre expediente a Chipre y Malta por “vender” pasaportes dorados

Miles de empresarios extranjeros han logrado la nacionalidad europea gracias a cuantiosas inversiones en las islas mediterráneas

Un manifestante contra la corrupción y los pasaportes dorados en Nicosia, Chipre, el pasado fin de semana
Un manifestante contra la corrupción y los pasaportes dorados en Nicosia, Chipre, el pasado fin de semanaPetros KaradjiasAP

El Ejecutivo de la Unión Europea dijo el martes que estaba iniciando acciones legales contra Chipre y Malta por sus programas de ciudadanía para inversores, también conocidos como los “pasaportes dorados”. Este polémico sistema permite a los extranjeros adinerados comprar la ciudadanía a cambio de una inversión de alrededor de 1 millón de euros en Malta y 2 millones de euros en Chipre.

Por tatno, la Comisión Europea abrió este martes sendos expedientes a Chipre y Malta por sus sistemas de concesión de nacionalidad a ciudadanos de fuera de la UE a cambio de un determinado “pago o inversión” en estos países, un concepto que, según Bruselas, “socava la esencia de la ciudadanía europea”.

La Comisión Europea dijo que la decisión se tomó porque los dos estados miembros otorgaron la nacionalidad, y por lo tanto la ciudadanía de la UE, sin requerir “un vínculo genuino con el país”, ya que los titulares de pasaportes no estaban obligados a residir allí.

“No puede haber un eslabón débil en los esfuerzos de la UE para frenar la corrupción y el lavado de dinero”, indicó la comisionada de Valores y Transparencia, Vera Jourova. La Comisión se ha abstenido de emprender acciones legales contra los estados de la UE que venden permisos de residencia, también conocidos como “las visas doradas”, sin exigir a los inversores que permanezcan en el país durante un período significativo, a pesar de una resolución del Parlamento Europeo que insta a tal medida.

Tanto Malta como Chipre tienen ahora dos meses para responder a este primer aviso antes de que la Comisión continúe el expediente, si bien Chipre ya anunció la semana pasada sus planes para retirar su programa Ciudadanía por Inversión al revelarse la supuesta implicación del presidente del Parlamento en un escándalo de venta de pasaportes a inversores con antecedentes penales.

Inversores rusos, chinos y ucranianos

El programa fue lanzado por Chipre tras la crisis económica de 2013 que sacudió al país, y gracias a él ha ingresado más de siete mil millones de euros a través de la concesión de pasaportes a 7.000 inversores, entre los cuales hubo rusos, chinos y ucranianos involucrados en casos de corrupción.

Gracias a este programa, un inversor obtiene el pasaporte chipriota al invertir dos millones de euros en bienes raíces y donar 100.000 euros al fondo de investigación y desarrollo del Gobierno, más otros 100.000 a la Organización de Desarrollo de la Tierra.

Para obtener permisos de residencia permanente en Chipre para toda la familia (incluidos los padres del solicitante principal, su cónyuge y los hijos a su cargo de hasta 25 años), el solicitante debe invertir 300.000 euros en propiedades inmobiliarias.