Minuteman, el misil balístico intercontinental que EEUU quiere jubilar

El Pentágono pretende invertir 95.000 millones de dólares para modernizar la flota de 400 unidades en los próximos años

Lanzamiento de un misil Minuteman 3 lanzado desde la base militar de Vandenberg en CaliforniaJ.T. ArmstrongAP

El Minuteman III es el único misil balístico intercontinental de emplazamiento terrestre de EEUU, usado por la Fuerza Aérea desde 1970. Esta generación de misiles, cuyo exponente más moderno es el naval Trident II D5 -desplegado en 1990- ha seguido actualizándose con los años, pero el Pentágono ya estudia cómo será el reemplazo.

Actualmente existe una flota de 400 unidades desplegadas, cada uno armado con una sola ojiva nuclear. Este arsenal tiene su base en silos subterráneos en Montana, Dakota del Norte, Colorado, Wyoming y Nebraska.

Reemplazar este arsenal con una nueva flota de misiles nucleares terrestres tiene un coste estimado de 95.000 millones de dólares, según ha desvelado el Pentágono esta semana. Las armas, conocidas como misiles balísticos intercontinentales, o misiles balísticos intercontinentales, están pensadas como parte de un reemplazo casi total de la fuerza nuclear estadounidense durante las próximas décadas a un costo total de más de 1,2 billones de dólares.

Hay quien no es partidario de renovar la flota. Así, el exsecretario de Defensa William J. Perry argumenta que la seguridad nacional de Estados Unidos puede garantizarse sin misiles balísticos intercontinentales, pero el Pentágono sostiene que son vitales para disuadir un ataque. La administración Trump afirmó su compromiso de desplegar una nueva generación de misiles balísticos intercontinentales en una revisión de 2018 de la política nuclear. Un misil balístico es un tipo de cohete diseñado no para entrar en órbita, sino para transportar una carga a grandes distancias.

Misiles Minuteman 3Wikimedia Wikimedia

“La fuerza de misiles balísticos intercontinentales tiene una gran capacidad de supervivencia contra cualquier ataque nuclear que no sea a gran escala”, concluyó el informe de revisión. “Para destruir misiles balísticos intercontinentales estadounidenses en tierra, un adversario tendría que lanzar un ataque coordinado con precisión con cientos de ojivas precisas y de alto rendimiento. Este es un desafío insuperable para cualquier adversario potencial hoy, con la excepción de Rusia”.

La flota de los 400 misiles Minuteman se rige en parte por el nuevo tratado START de 2010 con Rusia, que vencerá en febrero. Rusia quiere extender el tratado, pero la administración Trump ha establecido condiciones que Moscú no acepta. Estados Unidos probó con éxito en agosto un misil Minuteman III sin carga lanzado desde la base Vandenberg de la Fuerza Aérea y viajó un total de 6.759 kilómetros hasta el Atolón Kwajalein en las Islas Marshall.

Nuevos submarinos y bombarderos

Estados Unidos también está construyendo una nueva flota de submarinos de misiles balísticos para reemplazar los submarinos estratégicos actuales de la clase Ohio; un nuevo bombardero con capacidad nuclear de largo alcance para reemplazar el avión furtivo B-2; un misil de crucero nuclear de próxima generación lanzado desde el aire; y un nuevo sistema de comunicaciones y mando nuclear, según informa Associated Press. También está trabajando en ojivas actualizadas, incluido un reemplazo de ojivas de misiles balísticos intercontinentales por un valor estimado de 14.800 millones de dólares.

El programa de modernización nuclear fue lanzado por la administración Obama y ha sido continuado por el presidente Donald Trump. El demócrata Joe Biden ha dicho que si es elegido en noviembre consideraría encontrar formas de reducir el programa.

Bloomberg News informó por primera vez del costo estimado de 95.800 millones de dólares del Pentágono para el reemplazo del Minuteman. El Pentágono entregó la estimación al Congreso el mes pasado pero, hasta el lunes, se negó a hacerla pública.

El mes pasado, la Fuerza Aérea otorgó a Northrop Grumman NOC un contrato de $ 13,3 mil millones para el desarrollo de ingeniería y fabricación de los nuevos misiles. El costo total del “ciclo de vida”, incluida la operación y el mantenimiento de los misiles durante su vida útil esperada en la década de 2070, se establece en 263.900 millones.