El Constitucional polaco declara ilegal abortar por malformación del feto

El cuestionado tribunal nombrado por Kaczynski reduce los supuestos legales para interrumpir el embarazo a violación, incesto y grave riesgo para la madre. Tusk considera la sentencia una “villanía política”

Activistas polacas por el derecho al aborto se manifiestan frente al Tribunal Constitucional en VarsoviaCzarek SokolowskiAP

El Tribunal Constitucional polaco dictaminó el jueves que la interrupción del embarazo en caso de malformaciones fetales graves es incompatible con la Constitución. Basándose en el principio de protección a la vida y dignidad humana, tras la publicación oficial del fallo la interrupción del embarazo en tales casos desaparecerá del ordenamiento jurídico y se permitirá el aborto solo en casos de violación, incesto y grave riesgo para la salud de la madre.

Los supuestos para abortar en Polonia son de los más estrictos a nivel Europeo, pero el fallo del Tribunal Constitucional significará una prohibición casi total. El fallo del tribunal dejará sin efecto la ley de 1993 que permite el aborto en casos de severas discapacidades fetales, que representan el 98% de los casos en el país, según cifras oficiales.

La revisión de la ley fue reenviada al tribunal el año pasado con el inicio de la nueva legislatura y mayoría absoluta del Gobierno de Ley y Justicia (Pis). Sus defensores consideran que el aborto por malformación del feto es una forma de eugenesia que no respeta la dignidad humana y, por lo tanto, no puede tener cabida en la constitución. Frente a ellos un Tribunal Constitucional nominalmente independiente, pero con una mayoría de jueces nombrados por miembros del mismo partido.

Bruselas mantiene un proceso sancionador a Polonia por las reformas impulsadas por el partido en el gobierno en el Constitucional y que cuestionan la independencia de este. De esta manera el PiS esquiva un debate bronco con la oposición en el Parlamento y unas más que probables protestas de grupos a favor del aborto en las calles del país.

Indignación en la oposición

Las reacciones políticas no se han hecho esperar. Parlamentarios de Ley y Justicia (PiS), el partido en el Gobierno, y otros conservadores celebraron la sentencia. “¡La vida ha ganado! ¡La vida es lo más importante!”, aseguró en Twitter el diputado Artur Dziambor.

Gran parte de la oposición, por su parte, ha criticado el fallo del Constitucional. “El tribunal del PiS ha prohibido el aborto en Polonia. Las mujeres en Polonia serán torturadas. Tendrán hijos con anencefalia, con espina bífida, sin corazón,... niños que morirán en agonía”, lamentó la diputada del izquierdista Razem Marcelina Zawisza.

Desde Bruselas se habla de un “día triste para los derechos de las mujeres”. “Eliminar la base de casi todos los abortos legales en Polonia equivale a una prohibición y viola los derechos humanos”  manifestó vía redes sociales Dunja Mijatovic, Comisaria de Derechos Humanas del Consejo de Europa.

Donald Tusk, presidente del Partido Popular Europeo y ex primer ministro de Polonia, aseguró que “lanzar el tema del aborto y producir un fallo de un pseudo-tribunal en medio de una pandemia furiosa es más que cinismo. Es una maldad política”.

Polonia es uno de los países de la Unión Europea (UE) donde el derecho al aborto es más restrictivo. La Ley de planificación familiar, protección del feto humano y condiciones para la interrupción del embarazo, vigente desde 1993, permitía el aborto sólo en tres supuestos.

Los casos admitidos incluyen cuando el embarazo representa una amenaza para la vida o la salud de la madre, cuando existe una alta probabilidad de daño grave e irreversible del feto o éste sufre una enfermedad incurable que amenaza su vida, y cuando el embarazo se debió a un acto ilegal, como violación o incesto.

Según los datos del Ministerio de Sanidad, en 2019 se practicaron en Polonia (con casi 38 millones de personas) apenas 1.110 abortos legales. De ellos, 1.074 (el 96%) se llevaron a cabo por malformación del feto.