Realizan castraciones ilegales gratuitas para conseguir testículos y comérselos

Los caníbales operaron a la víctima sin tener titulación y le provocaron una fuerte hemorragia

Thomas Gates, de 42 años, y Bob Allen, de 53, buscaban a víctimas a través de internet para cumplir sus macabras fantasías
Thomas Gates, de 42 años, y Bob Allen, de 53, buscaban a víctimas a través de internet para cumplir sus macabras fantasíasArchivoLa Razón

Dos hombres de Oklahoma fueron arrestados el jueves pasado por realizar ilegalmente una cirugía de reasignación de género en un hombre y luego guardar sus testículos en un congelador para posiblemente comérselos más tarde.

El 14 de octubre, la policía de LaFore (EE UU) respondió al Centro de Salud Regional de McAlester, en el que alertaban de que alguien sin titulación médica había realizado un procedimiento médico de reasignación de género a hombre de 28 años, que había sido ingresado con una fuerte hemorragia.

Los investigadores entrevistaron a la víctima el 14 de octubre y un día después procedieron a detener a Thomas Gates, de 42 años, y Bob Allen, de 53, cuando trataban de visitar a la víctima en el hospital.

Según las investigaciones, la víctima voló de Virginia a Dallas, Texas, antes de ser llevado a una cabaña en Oklahoma para someterse al procedimiento quirúrgico ilegal. La víctima había conocido a Allen en una página web mientras buscaba información sobre castración y otros términos médicos similares, según informan los medios locales.

La víctima, en su búsqueda, acabó en una web, que daba la bienvenida al sitio del creador de eunucos. Y ahí fue donde contactó con Allen, que le dijo que tenía 15 años de experiencia y que grababa los procedimientos para su uso personal. Además, le dijo que no le cobraría por la cirugía de cambio de género.

Según los investigadores, el procedimiento se realizó con a víctima totalmente consciente, a la que sólo anestesiaron el área genital durante las dos horas que duró el procedimiento.

Según su declaración, la víctima dijo “que después de terminar la cirugía, Allen dijo que iba a consumir los genitales, se rio y dijo que era un caníbal”. La víctima afirmó que Allen también dijo que tenía otros seis pacientes en camino para someterse al procedimiento y “le informó que tenía un congelador con partes del cuerpo y le mostró fotos en su teléfono”, según “The Oklahoman”.

Allen supuestamente le dijo a la víctima que si perdía el conocimiento o moría, lo abandonaría en el bosque, pero finalmente lo trasladaron a un hospital. Eso sí, le pidieron que le dijeran al personal médico que el procedimiento médico se lo había realizado él mismo.

Pero lógicamente no les hizo caso y cuando fue ingresado reveló a los médicos lo que le había ocurrido y añadió que Allen y Gates intentaron hacer que participara en el canibalismo.

Durante el registro, la policía encontró un congelador en la habitación de los detenidos y en ella había bolsas con lo que parecían ser testículos. Gates y Allen fueron acusados de conspiración para cometer cirugía sin titulación, realizarla, y por mutilación, asalto y agresión con un arma peligrosa, profanación de un miembro humano, ultrajar la decencia pública con lesiones graves y posesión de sustancias peligrosas.