Dinamarca se blinda frente a la segunda ola de coronavirus

Impone el uso de mascarilla en lugares públicos cerrados, cierra la frontera a los turistas alemanes y recomienda limitar la vida social hasta después de Navidad

La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, al anunciar este viernes las nuevas restricciones contra el coronavirus
La primera ministra danesa, Mette Frederiksen, al anunciar este viernes las nuevas restricciones contra el coronavirusMADS CLAUS RASMUSSENEFE

Dinamarca, uno de los países europeos que antes cerró colegios, comercios y fronteras en marzo por la primera ola de coronavirus, se prepara ahora para frenar la segunda tras alcanzar el jueves y el viernes cifras récord de contagios, 760 y 859, respectivamente.

La primera ministra, la socialdemócrata Mette Frederiksen, no oculta la gravedad de la pandemia. “En las últimas semanas, Europa realmente ha sido golpeada por una segunda ola”. Sin nuevas restricciones, advierte, “corremos el riesgo de perder el control en Dinamarca”.

A partir del lunes, la vida social de los daneses sufrirá otra vuelta de tuerca para frenar los contagios en esta imprevisible nueva normalidad. Las mascarillas, hasta ahora solo obligatorias en el transporte público, también lo serán en lugares públicos cerrados como bibliotecas, hospitales, comercios y teatros. Asimismo, se prohibirá la venta de alcohol a partir de las diez de la noche, a la misma hora en la que están obligados a cerrar bares, cafés y restaurantes. El aforo de las reuniones sociales, ahora fijado en 50 personas, será reducido a diez.

“Les estoy pidiendo, una vez más, que superemos esta crisis, esta vez durante el otoño”, anunció Frederiksen con la emoción evidente en su voz después de anunciar las medidas más estrictas.

La primera ministra danesa mostró su empatía con los “coronatristes” o “corona blue”, que ven cómo sus contactos sociales habituales se ven forzosamente reducidos por la covid-19. “Todos estamos cansados de esta situación, echamos de menos el contacto espontáneo y la vida que teníamos”, indicó la líder socialdemócrata antes de advertir de que “lamentablemente, vamos a tener que vivir con el virus aún un tiempo, ya que esa amenaza no ha pasado”.

Y es que las actuales restricciones estarán en vigor hasta el 2 de enero, por lo que los daneses afrontarán unas anodinas fiestas navideñas.

En relación con la limitación de la vida social, el director de la Autoridad de Salud Danesa, Søren Brostrøm, recomendó a la población encontrar un pequeño grupo de personas con quien socializar, y a no invitar a más de diez personas a reuniones privadas. “Esto se aplica sin importar cuán grande sea su casa”, advertía Brostrøm.

En un intento de blindarse frente a los contagios importados, Dinamarca anunció el cierre de la frontera a los turistas alemanes desde este sábado. Solo estarán excluidos de esta prohibición aquellos que puedan justificar motivos laborales o familiares o quienes posean una residencia en el país nórdico.

Las autoridades danesas desaconsejan además todo viaje al extranjero con más de 30 nuevos casos de covid-19 por 100.000 habitantes en los últimos siete días, lo que ahora incluye a todos los países de Europa menos Noruega, Grecia y algunas regiones suecas.

La medida solo se retira cuando la tasa descienda por debajo de 20. Asimismo, regresar a Dinamarca de una zona con más de 30 nuevos casos por cada 100.000 habitantes implica guardar una cuarentena de 14 días.

“Hemos pasado por un período con cifras de infección altas pero estables. Ahora estamos viendo un gran número de infecciones junto con un número menor de pruebas durante los últimos días. Por tanto, hay un motivo de preocupación y para mí subrayar la gravedad [de la situación]”, asegura Frederiksen.

Con 37.760 casos de coronavirus y 697, muertos Dinamarca está lejos de Suecia, que, con el doble de población, supera los 100.000 contagios y los 6.000 fallecidos. Sin embargo, la prevalencia del virus parece golpear más al sur del estrecho de Øresund, con 113,8 casos contagios por 100.000 habitantes en Dinamarca, frente a los 101.1 de Suecia en los últimos 14 días. Como signo positivo, los ingresados en los hospitales por daneses por covid-19, que llegaron a los 500 antes del verano, ahora solo suman 125, de los que 18 permanecen en UCI.

Una respuesta rápida y eficaz a la situación es ahora crucial, opina Lars Østergaard, médico del Hospital Universitario de Aarhus “Es obvio para cualquiera que el número de infectados ahora aumenta en gran medida día a día”, dijo Østergaard a la agencia de noticias Ritzau.