Leopoldo López advierte a Maduro de que su intención es “regresar para liberar a Venezuela”

El líder opositor ha pedido a Pedro Sánchez que impulse en la UE más sanciones contra los 56 responsables de violaciones de derechos humanos chavistas

Vestido con traje oscuro y sonriente, acompañado de sus hijos, de su esposa Lilian Tintori y de sus padres, el líder opositor venezolano Leopoldo López prometió este martes en Madrid, en su primera comparecencia pública desde 2014, cuando fue arrestado en Caracas, que regresará a su país, como los millones de compatriotas que emigraron en los últimos años, “para liberar Venezuela”.

Con un discurso arrollador y apasionado, López confesó que “yo no quería salir de Venezuela, pero lamentablemente las circunstancias me llevaron a tener que salir”. El viernes pasado, el disidente salió de forma clandestina de la embajada española en Caracas, donde estaba desde abril de 2019 en calidad de huésped del embajador Jesús Silva. En unas poco más de 24 horas aterrizó en Madrid de forma inesperada poniendo fin a casi siete años de privación de libertad.

Antes de la rueda de prensa en el Círculo de Bellas Artes, se reunió con el presidente Pedro Sánchez en la sede del PSOE. López explicó que "el presidente Sánchez va a ser “proactivo” y que mostró “mucha empatía por la causa de la libertad en Venezuela” así como “determinación de acompañar la lucha por la libertad y unas elecciones libres”. Añadió que Sánchez ve a Nicolás Maduro como un “dictador” y desveló que el dirigente español le transmitió que el Gobierno de coalición no va a reconocer los resultados de las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre, rechazadas por la oposición al considerar que no son justas ni verificables.

El disidente le planteó a Sánchez que impulse en la UE las sanciones a la lista de 56 personas responsables de violaciones a los derechos humanos señalados en un informe de la ONU. “Tienen que ser sancionados por Europa y se debe crear un mecanismo que permita que las sanciones sean una palanca de presión en Venezuela. Yo sí creo en ese tipo de sanciones, es una herramienta muy poderosa”.

Una fuga llena de misterios

López no quiso dar detalles de cómo fue su salida de Venezuela ni de la ruta clandestina que tomó, pero sí explicó que vino a Madrid en un avión comercial y no privado. Lo único que pidió es discreción porque quería dar una sorpresa a su hija y que por eso no quería fotografías. “Solo sabían de mi salida cinco personas, ni siquiera lo sabía mi esposa”, añadió López, quien negó haya existido una negociación con el Gobierno chavista para posibilitar su fuga.

Aunque él ha salido del país, afirmó que Juan Guaidó se va a quedar en Venezuela como presidente encargado. “Somos muy buenos amigos. Y le dije que le pueden meter preso. Él va a continuar liderando este proceso". También dejó claro que tras su marcha del país latinoamericano no se va a crear "un gobierno venezolano en el exilio”.

El fundador del partido Voluntad Popular dijo que este proceso de lucha por la democracia “no ha sido fácil porque nos hemos enfrentado a una dictadura cada vez más cruel, asesina e indolente ante un mundo que una vez vio el modelo venezolano como una referencia”. López recordó que “hace seis años no había comprensión de lo que está ocurriendo en Venezuela. Hoy queda claro que Venezuela es una dictadura y de que Maduro es un criminal y que lidera una estructura que ha saqueado el territorio nacional. Es responsabilidad del mundo libre hacer lo que corresponda para liberar a Venezuela”.

López matizó que la liberación de su país no vendrá “por obra y gracia de agentes externos sino por la fuerza interior de los venezolanos en coordinación con el mundo libre que nos va a ayudar”.

Asimismo, recordó que al salir de la embajada recorrió Venezuela de forma clandestina. “Llevaba siete años sin recorrer mi país. Conozco Venezuela de punta a punta. Hace tres días, cuando me tocó recorrerla me encontré con un país muy distinto al que dejé hace siete años. En todos los pueblos hay cola para comprar gasolina y comida, los negocios están cerrados, la gente está flaca. Venezuela, un pueblo alegre, tiene ahora un rostro de tristeza por el dolor de saberse hambriento”.

Elecciones libres y justas

López explicó que a partir de ahora se dedicará a tres tareas: “Promover e impulsar que en Venezuela pueda haber una elección presidencial libre justa y verificable. Lo segundo, hacer lo que pueda para que los responsables de los asesinatos en mi país pueden ser sometidos a la justicia internacional. Y tercero, tratar de promover la ayuda humanitaria para aliviar esta crisis, una de las crisis que cuenta con el menor apoyo internacional para aliviar el sufrimiento de un pueblo”.

Preguntado por la posición del embajador Jesús Silva, quien le tuvo como huésped en la embajada de Caracas, López le dedicó su “más profundo agradecimiento” a él, a su esposa “y a todo el personal que trabaja en la embajada”. "Silva es un gran diplomático que supo llevar de una manera muy firme la política de su país, pero entendiendo los equilibrios que tenía que ir construyendo”.

Sobre un posible diálogo con el régimen, recordó que la oposición ha hecho dos intentos de negociación, en Dominicana y en Oslo. “Ambas oportunidades fueron enterradas por el dictador Maduro. Con el dictador es muy difícil plantear un diálogo. Pero hay otras voces en su régimen que no piensan como él. Creo que una transición política va a tener que incluir a personas que han estado en la estructura de poder de la dictadura”.

El que fuera preso político más emblemático de Venezuela aseguró que hay que volver a movilizar a los ciudadanos, una tarea complicada después de tantos años de decepciones y represión. A este respecto, López aseguró que después de veinte años “de lucha política he aprendido que los movimientos de calle funcionan por ciclos”. “A finales de 2018 se decía que la unidad estaba fracturada y que no había esperanza de nada, pero se levantó un tsunami popular cuando Juan Guaidó asumió la presidencia encargada” a principios de 2019.

Preguntado por la postura de líder opositor Henrique Capriles, quien planteó una negociación con el régimen de Maduro para pactar unas elecciones parlamentarias, López fue diplomático y saludó que finalmente Capriles haya rectificado y no se vaya a presentar como candidato a los comicios de diciembre.