Boris Johnson, demandado por inacción ante la injerencia de Rusia

Diputados británicos han denunciado al Gobierno por, entre otras cosas, no investigar si hubo interferencias rusas durante el referéndum del Brexit en 2016

El primer ministro, Boris Johnson, al salir de una reunión con su Gabinete
El primer ministro, Boris Johnson, al salir de una reunión con su GabineteMatt DunhamAP

Un grupo de diputados de la oposición británica ha presentado un caso legal contra el primer ministro Boris Johnson por lo que dicen es su falta de protección del derecho del público a elecciones libres y justas después de las acusaciones de interferencia rusa.

Un informe parlamentario publicado en julio dijo que el Gobierno no pudo averiguar si Rusia se entrometió en el referéndum de 2016, la polémica consulta sobre el Brexit, y recomendó que los servicios de inteligencia investigasen más. El Gobierno de Johnson rechazó inmediatamente esa recomendación y dijo que no se había mostrado complaciente con la “amenaza duradera y significativa” que representa Rusia. Mientras que Rusia negó cualquier interferencia.

Pues bien, según informa Reuters, la acción legal iniciada hoy cuestiona la respuesta de Johnson y busca una revisión judicial, alegando que el Gobierno ha violado el derecho a elecciones libres consagrado en la Convención Europea de Derechos Humanos.

“La soberanía y la seguridad de nuestro país, junto con la integridad de nuestra democracia, están en juego, y no se puede permitir que este Gobierno haga la vista gorda voluntariamente sin ser cuestionado”, indicó Caroline Lucas, una de los seis legisladores de las cámaras alta y baja del Parlamento.

Por su parte, Leigh Day, la firma legal que representa al grupo demandante, explicó que le estaban pidiendo a la corte que intervenga para garantizar que el Gobierno cumpla con su “deber legal de investigar de forma independiente las acusaciones creíbles de interferencia rusa y proteger adecuadamente las futuras elecciones de la interferencia extranjera”.

Precisamente ayer, la Justicia comenzó a investigar si Rusia le ofreció a Carles Puigdemont trasladar 10.000 soldados a Cataluña y pagar la deuda catalana.