La Yihad se recrudece en Francia

Macron moviliza a otros 4.000 soldados para combatir el terrorismo después de que un joven asesinara a tres personas en Notre Dame de Niza. La Policía frustra ataques similares en Lyon y Aviñón y un vigilante es apuñalado en un consulado de Arabia Saudí

Un auténtico jueves de la ira. Es lo que parece haber vivido Francia en las horas previas a un confinamiento nacional y cuando aún en la retina de los franceses estaba presente el macabro atentado contra el profesor Samuel Paty. Pero el yihadismo no da tregua en su guerra contra las libertades y pone a Francia definitivamente en su punto de mira con una nueva ola de ataques.

La negra jornada arrancaba a primera hora de la mañana en la iglesia Notre Dame de Niza donde tres personas eran asesinadas a golpe de cuchillo por un joven de 25 años de origen magrebí, detenido poco después por la policía que asumía el ataque como “acto yihadista”. Se trata de Brahim Aoussaoui, un joven de 21 años de origen tunecino que llegó a Francia a través de la isla italiana de Lampedusa hace solo unas semanas, según recogen medios franceses.

La policía francesa trata de verificar junto a las autoridades italianas si esa identidad es cierta. Todo parece indicar que no estaba bajo el radar de los servicios de inteligencia y que de nuevo la amenaza invisible ha sembrado el terror en Francia.

Las víctimas eran dos mujeres de 30 y 70 años -esta última decapitada- y el sacristán de la iglesia, un hombre de 45 años. La mujer de 30 años pudo escapar herida del lugar, pero murió minutos después intentando alcanzar un bar cercano. Según medios locales la mujer, antes de morir llegó a decir a varios testigos “diganle a mis hijos que los amo”.

El presidente francés, Emmanuel Macron, se trasladó a Niza para mostrar su solidaridad con las víctimas y desde allí lanzó un contundente mensaje. “Es Francia la que ha sido atacada”, sostuvo al mismo tiempo que mostró su solidaridad y apoyo “a todos los católicos” del país.

El agresor, que trató de esconderse en el interior del templo, fue detenido después de que agentes policiales realizaran varios disparos. Se desconoce su estado ya que ha sido trasladado a un hospital. El ataque tuvo lugar en torno a las 9:00 horas en el interior de la iglesia.

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, ha informado de que el atacante gritó “Allahu Akbar”, dios es el más grande durante el ataque. De hecho no dejó de proclamar “Allahu Akbar” incluso una vez había sido detenido. “La Policía disparó al sospechoso, ha sido llevado al hospital. Está vivo”, indicó Estrosi a la Prensa. “Ya es suficiente”, dijo Estrosi. “Es hora de que Francia se exonere de las leyes de la paz para eliminar definitivamente el islamofascismo de nuestro territorio”.

“Niza, como Francia, hoy está pagando un tributo demasiado pesado al ser víctima, una vez más, del islamofascismo (…) El autor de los actos no ha cesado de repetir en bucle delante de nosotros allahu akbar [Alá es grande] cuando era atendido por médicos en el lugar de los hechos”, ha declarado Estrossi. Todas las iglesias de Niza han quedado bajo vigilancia por el temor a que puedan producirse nuevos ataques.

Aumenta el nivel de alerta terrorista

El Gobierno francés elevó este jueves el nivel de alerta terrorista en todo el país, anunció el primer ministro, Jean Castex. Ante la Asamblea Nacional, Castex consideró “innoble, bárbaro y abyecto” el atentado y prometió una respuesta “firme, implacable e inmediata”. El primer ministro anunció la convocatoria de un Consejo de Defensa extraordinario para mañana, viernes.

Castex indicó que Francia sitúa su nivel de vigilancia terrorista en el nivel “urgencia atentado”, el máximo de la escala, previsto para momentos de riesgo de amenaza terrorista “inminente” o después de que se produzca un ataque. En ese nivel, que tiene que ser limitado en el tiempo, se permiten medidas excepcionales de alerta a la población.

Asesinato “horrible”

El alcalde de Niza, Estrosi dijo que las víctimas habían sido asesinadas de “manera horrible”. “Los métodos coinciden, sin duda, con los utilizados contra el valiente maestro de Conflans Sainte Honorine, Samuel Paty”, indicó el alcalde de Niza, refiriéndose al maestro de francés decapitado. Estrosi añadió que una mujer había intentado escapar del interior de la iglesia y había huido a un bar frente al templo.

Según recoge la agencia Retuers, el ministro del Interior francés, Gerald Darmanin, indicó que se estaba llevando a cabo una operación policial en la ciudad y ha anunciado la creación de una célula de crisis.

La Fiscalía Antiterrorista ya ha retomado la investigación del ataque por “asesinato y tentativa de asesinato en relación con un acto terrorista” y “asociación terrorista”, lo cual supone un claro indicio de la marca yihadista.

Para el alcalde, desde primera hora de la mañana todo sugería que se trataba de un ataque terrorista. El acuchillamiento habría ocurrido en la basílica de Notre Dame, según difundió Estrosi.

Según informa “Le Figaro”, la Policía nacional y municipal detuvo al perpetrador del ataque. Las autoridades también desplegaron un equipo antiexplosivos en el lugar de los hechos.

El presidente, Emmanuel Macron, ha acudido a una reunión de crisis convocada rápidamente en el Ministerio del Interior y después se ha desplazado hasta Niza, según confirmó el Elíseo. Macron ha visitado el lugar del atentado y recorrido la basílica de Notre Dame a primera hora de la tarde.

La Asamblea Nacional en París, que se encontraba debatiendo la entrada en vigor esta noche del nuevo confinamiento nacional, guardó un minuto de silencio por este nuevo ataque que se produce cuando Francia no se ha recuperado aún del atentado contra un profesor de Historia, Samuel Paty, que fue decapitado hace menos de dos semanas por mostrar caricaturas de Mahoma en una clase de libertad de expresión.

El profesor de secundaria francés Samuel Paty fue degollado por un joven de origen checheno. El atacante había dicho que quería castigar a Paty por mostrar a los alumnos caricaturas del profeta Mahoma en una lección de educación cívica.

No quedó claro de inmediato cuál fue el motivo del ataque de Niza, o si hubo alguna conexión con las caricaturas, que los musulmanes consideran una blasfemia. Desde el asesinato de Paty, las autoridades franceses, respaldadas por muchos ciudadanos comunes, han reafirmado el derecho a exhibir las caricaturas, y las imágenes se han exhibido ampliamente en las marchas en solidaridad con el maestro asesinado. Eso ha provocado un torrente de ira en varios países musulmanes, con algunos gobiernos (como el de Erdogan en Turquía) acusando al líder francés Emmanuel Macron de perseguir una agenda antiislámica.