Viena, el último objetivo yihadista

Terroristas con ametralladoras atacan simultáneamente seis puntos, entre ellos una sinagoga, y siembran el pánico en la capital austriaca. Al menos cuatro muertos y 15 heridos. La Policía abate a uno de los autores

El ministro del Interior de Austria, Karl Nehammer, ha informado este martes de que hay “claros indicios” de que el responsable del “ataque terrorista” en el centro de Viena tenía vínculos con Estado Islámico, aunque no ha querido dar más detalles al estar la investigación en curso. “Hay claros indicios de que se trata de una persona radicalizada que se siente particularmente apegada a Estado Islámico”, ha dicho Nehammer, quien también ha señalado que entre los cuatro fallecidos (dos hombres y dos mujeres) que ya se han registrado no está ningún agente de la Policía, tal y como se especuló en un principio.

Nehammer también ha informado de “numerosos registros domiciliarios” y de “varios arrestos”, aunque no puede confirmar todavía si el ataque fue cometido por varias personas, según ha contado la prensa local.

El ataque comenzaba en la calle Seitenstettengasse sobre las ocho de la tarde frente a una sinagoga que al parecer ya estaba cerrada. Un policía que vigilaba el edificio fue disparado y herido de gravedad por un atacante que portaba un arma automática con la que ha realizado numerosos disparos en su huida. Las noticias se sucedían al minuto y poco después se sabía que eran varios los atacantes y que llevaban armas automáticas por distintos puntos de la ciudad, en concreto seis. Uno de los terroristas, no se sabe si el mismo que disparó al policía u otro que mató a una persona que pasaba por la calle, se habría volado por los aires con un cinturón de explosivos, según el diario sensacionalista “Krone”, pero no fue confirmado hasta la media noche.

Otro de los atacantes habría muerto por los disparos de la Policía. Michael Ludwig, el alcalde de Viena, explicaba en la televisión pública ORF que temían que en el cadáver del terrorista abatido pudiera haber explosivos y, por eso, han llamaron a expertos de la Policía para eventualmente desactivarlo antes de levantar el cuerpo.

El portavoz de la Unión de Hospitales de Viena, Christoph Mierau, aseguraba sobre las diez de la noche que unas tres personas habían ingresado en hospitales de la capital en relación al atentado, pero a medianoche ya eran quince personas y siete de ellas muy graves. En las redes sociales se habla de hasta siete fallecidos, pero dicha cifra no ha sido confirmada de forma oficial.

Según la Policía, los atacantes estarían por la ciudad mientras las autoridades pidieron a la población que permanezca en casa y eviten acercarse a la zona del centro, pero más tarde ampliaron el radio de búsqueda y de máxima alarma a toda la ciudad. El canciller Sebastian Kurz ha escrito en Twitter que, a partir de este momento, la seguridad de edificios oficiales va a ser puesta en manos del Ejército “para que la Policía se pueda concentrar en luchar contra los terroristas”

Atentado VienaT. Nieto

El ministro del Interior, Karl Nehammer, como el canciller del Partido Popular Austriaco (ÖVP) aseguraba muy temprano ya en la televisión pública ORF que “parece un ataque terrorista”. Su ministerio explicó que al menos uno de los asaltantes ha podido ser detenido. La principal organización judía del país pidió a todos los judíos en Austria permanecer en sus casas.

Una captura de un vídeo difundido en las redes muestra al atacante con fusil de asalto.TwitterLa Razón

La situación estaba a medianoche lejos de estar controlada, mientras la Policía austríaca aseguraba en Twitter que ha “intercambiado disparos” con los terroristas. En las redes sociales se habló de rehenes en un restaurante en la calle Mariahilfer, pero el Ministerio del Interior no pudo confirmarlo. Las últimas informaciones indicaban que los ataques podrían haberse producido en seis lugares al mismo tiempo, lo que complica la situación para determinar lo sucedido esta noche.

En un vídeo que la prensa en Austria ha reproducido se puede ver al parecer uno de los atacantes con una ametralladora al tiempo que grita “Alá es grande”. No se ha confirmado si el vídeo y su audio son ambos verídicos, pero otros vídeos muestran personas tumbadas en el suelo delante de un restaurante con un charco de sangre. En la televisión pública ORF explicaba una persona que se encontraba en la sala de conciertos Stadttempel junto con unos 1000 asistentes y que no podrían salir del mismo hasta que la policía declare que la situación es segura.

Aunque los motivos aún no estaban claros, el presidente francés, Emmanuel Macron, enviaba en Twitter un mensaje a “nuestros enemigos” en el que daba por hecho que se trata de un ataque islamista y decía que “después de Francia le ha tocado a nuestros vecinos el ser atacados”.

Kurz aseguraba, sin embargo, a medianoche que “no se podría descartar aún un ataque antisemita”. Las autoridades especularon en un primer momento de que podría tratarse de un ataque contra la sinagona, pero a medida que fueron sucediéndose los acontecimientos y el hecho de que los terrorista atacaban, al parecer, personas que pasaban por las calles se plantean otras teorías como un ataque islamista o relacionado con el toque de queda que comienza hoy en la ciudad. Lo únicon que el canciller dejó claro fue que: “Somos víctimas de un deplorable ataque terrorista”.