Así es el AK-12, el último fusil de asalto Kalashnikov que utilizará el Ejército ruso

Kaláshnikov ha presentado las últimas modificaciones del AK-12 después de que fuera testado por militares rusos

AK-12La Razón

El AK-12 es el último fusil de asalto desarrollado por la famosa empresa armamentística rusa, Kalashnikov. Según explica la agencia de noticia rusa ‘Sputnik’, el AK-12 servirá de reemplazo al famoso AK-47 como arma principal utilizada por los militares del Ejército de Rusia.

El AK-12 comenzó a diseñarse en 2011 y durante estos años ha sufrido diferentes cambios en busca de que cumpla con los requisitos exigidos por las Fuerzas Armadas rusas. Ahora, Kaláshnikov ha presentado la última de las modificaciones del AK-12 después de numerosos ensayos realizados por el Ejército con este fusil de asalto.

“A partir de los resultados del uso de fusiles de asalto AK-12 en las unidades y subdivisiones del Ministerio de Defensa, se introdujeron cambios constructivos que mejoran la ergonomía del arma y aumentan la comodidad de su mantenimiento”, asegura la descripción del video en el que ha sido presentado.

Según explica el diario ruso ‘RT’, la principal ventaja del fusil en comparación con otras versiones es “su mayor precisión de fuego desde cualquier posición”: “Esto se logró gracias a un cambio en el diseño de la salida de gas, el receptor y otros sistemas”. Además, explica que la ergonomía del arma “se ha incrementado significativamente” y la sujeción del freno de boca roscado “se ha reemplazado por una de bayoneta, que facilita cambiarla rápidamente por un silenciador”.

La longitud total del AK-12 es de 880 - 940 mm, la del cañón es de 415 mm, tiene un cargador de 30 cartuchos de 5,45 por 39 mm, una culata ajustable y pesa 3,5 kg.