El día que Fox News provocó el pánico en la Casa Blanca

Trump exigió una rectificación al magnate Rupert Murdoch tras anunciar su cadena favorita la victoria de Biden en Arizona

Trumpistas se manifiestan en Phoenix (Arizona)Rick D'EliaEFE

El presidente de EE UU, Donald Trump, está profundamente enfadado con su cadena de televisión amiga, la Fox News. Medios estadounidenses han informado de que Trump llamó al magnate de la comunicación Rupert Murdoch para pedirle una rectificación después de que la cadena informara de la victoria de su contrincante Joe Biden en el estado de Arizona.

Las mismas fuentes aseguran que Murdoch le colgó el teléfono después de escuchar que quería una rectificación. La cadena afín al presidente otorgó la victoria electoral de Biden en Arizona incluso antes que lo hiciera otros medios de referencia como la agencia Associated Press y las cadenas CNN y NBC. De hecho, Fox News mantuvo durante tres horas en solitario su pronóstico.

La adjudicación de Fox News de los 11 electores a la campaña de Biden fue simbólica, pues hasta el momento ningún otro estado había cambiado de color respecto al 2016. El gobernador de Arizona, el republicano Doug Ducey, había estado al teléfono toda la noche con funcionarios del gobierno y miembros de la campaña, insistiendo en que todavía había votos republicanos por contar en su estado, aseguran en el ‘New York Times’.

Después, Trump puso un mensaje en su perfil de Twitter criticando al responsable de la información sobre Arizona, Arnon Mishkin. “El director de la información electoral de Fox News votó a Hillary Clinton en 2016 y donó a Barack Obama/ Joe Biden en el 2008”, decía el mensaje.

Desde la residencia, y según ‘The New York Times’, Trump continuó llamando a sus seguidores y amigos. A la vez, en su entorno, algunos asesores revelaban que Trump a menudo se había resistido a las súplicas de Ronna McDaniel, presidenta del Comité Nacional Republicano, y de Brad Parscale, su antiguo director de campaña, para que pasara más tiempo en Arizona.

Este no es el primer enfrentamiento que tiene el presidente de la Casa Blanca con Fox. En los últimos meses ya ha criticado a los servicios informativos por publicar encuestas que no le eran favorables.