Austria lanza una gran operación policial contra Hermanos Musulmanes y Hamás

Más de 60 registros en cuatro regiones del país y 70 personas investigadas por sospecha de financiación del terrorismo y blanqueo de dinero

Agentes de policía durante una operación policial en una imagen de archivoFriso GentschAP

La Policía austríaca ha desplegado este lunes una operación a gran escala contra personas y asociaciones supuestamente vinculadas con las organizaciones islamistas Hermanos Musulmanes y Hamás, con más de 60 registros en cuatro regiones del país y 70 personas investigadas por sospecha de financiación del terrorismo y blanqueo de dinero.

La acción, precedida de investigaciones que duraron más de un año, “no tiene ninguna conexión con el ataque terrorista del 2 de noviembre en Viena”, subrayó la Fiscalía de Graz (capital del estado federado de Estiria) al informar de la operación.

No obstante, el ministro del Interior, Karl Nehammer, reconoció que el objetivo es “atacar las raíces del islam político”. Durante los allanamientos se incautaron “sumas mayores de dinero en efectivo”, dijo el Director General de Seguridad Pública, Franz Ruf, en una rueda de prensa en Viena.

Ruf no precisó el monto exacto aunque aseguró que se trata de “cantidades en millones”. En la misma conferencia de prensa, Nehammer calificó de “profundamente peligrosa” a la organización Hermanos Musulmanes. Según el ministro, aspira a socavar la democracia, “introducir la sharia, luchar contra los derechos y libertades fundamentales que nos son tan queridos”. “Actuamos con toda nuestra fuerza contra esas organizaciones criminales, extremistas e inhumanas”, afirmó.

En la operación de hoy, bautizada como “Luxor” después de que bajo el nombre inicial de “Ramsés” hubiese sido parcialmente filtrada a la prensa la semana pasada, participaron 930 agentes y 30 personas han sido citadas para ser interrogadas.

En total, unas 70 personas, además de varias asociaciones, están siendo investigadas por sospecha de financiación del terrorismo, formación de una organización terrorista o criminal y blanqueo de dinero, precisó la fiscalía. Los registros de domicilios, locales comerciales, clubes y sedes de asociaciones se llevaron a cabo en los estados federados de Carintia, Estiria, Baja Austria y Viena.

El pasado lunes, un joven simpatizante del grupo terrorista Estado Islámico (EI) abrió fuego con un arma automática contra transeúntes y comensales de bares y restaurantes en el centro de Viena, y en nueve minutos asesinó a cuatro personas e hirió a una veintena, antes de ser abatido por la policía.

El atacante, que se había radicalizado en varias mezquitas de Viena, había sido puesto en libertad el pasado diciembre tras haber cumplido dos tercios de su condena de 22 meses por haber tratado de unirse al EI. Su ataque fue el primer atentado terrorista en Austria en los últimos 35 años. EFE