Los bromistas colapsan la línea de denuncias de fraude de la campaña de Trump

El equipo del presidente republicano cambia un par de veces el número de teléfono después de la avalancha de llamadas falsas

Además de la puesta en marcha, en tiempo récord, de una plataforma de recaudación de fondos para cubrir los gastos de la batalla legal de Trump contra el presidente electo Joe Biden, su equipo de campaña, con sede en el Estado de Virginia, también ha habilitado una línea telefónica para atender llamadas de testigos de posible fraude electoral. Pero lo que más han recibido, hasta ahora, son bromas de usuarios que después publican sus intervenciones previamente grabadas.

La avalancha de llamadas de bromistas ha sido tal que el equipo del presidente Donald Trump se ha visto obligado a cambiar el número de teléfono en varias ocasiones para evitar saturar las líneas con falsos testimonios y mofas.

Diversos medios de comunicación estadounidenses se han hecho eco de esta noticia, dando a conocer ejemplos de algunas de esas bromas recibidas. La consulta de qué hacer con denuncias de sobres en blanco con más de 100.000 papeletas de sospechosos votos por correo o la sospecha de haber permitido a una señora votar por el propio Trump en dos lugares distintos a la vez, entre muchos otros ejemplos de esas burlas.

La línea telefónica directa, establecida por el equipo republicano para recopilar pesquisas de presuntas historias personales de votantes que hayan presenciado algún tipo de fraude electoral, se ha vuelto un nuevo escenario de conflicto para el equipo de campaña de Trump, que trata de aferrarse contrarreloj a cualquier indicio que justifique la batalla legal puesta en marcha para evitar su derrota.