Armenios enfadados por la “traición” del primer ministro irrumpen en la sede del Gobierno y el Parlamento

El presidente de la Asamblea, Ararat Mirzoián, fue sacado violentamente de su coche oficial y golpeado

Un grupo de personas irrumpe en el edificio del gobierno armenio en protesta contra un acuerdo para detener los combates en la región de Nagorno-KarabajDmitri LovetskyAP

Cientos de armenios enfadados con la “traición” del primer ministro, Nikol Pashinián, por haber firmado una declaración para poner fin a la guerra en Nagorno Karabaj, irrumpieron hoy en la sede del Gobierno y el Parlamento para reivindicar a gritos que no entregarán el enclave a Azerbaiyán.

“Pashinián traidor” o “no entregaremos Artsaj”, nombre armenio de Nagorno Karabaj, gritaron los congregados en la Plaza de la República de Ereván, después de que Pashinián anunciara un acuerdo con Azerbaiyán y Rusia para el alto el fuego y la retirada del Ejército de tres regiones.

Además de entrar en la sede del Gobierno, un grupo de personas también lo hizo en el Parlamento, exigiendo que Pashinián se reúna con ellos, según muestran las imágenes en la televisión armenia.

El presidente de la Asamblea, Ararat Mirzoián, fue sacado violentamente de su coche oficial y golpeado cuando algunos armenios le exigían saber dónde se encontraba el primer ministro armenio.

Mirzoián fue ingresado en un hospital con heridas, pero su vida no corre peligro, dijo el jefe de gabinete del primer ministro, Eduard Aghajanián.

A lo largo de la noche más y más armenios salieron a las calles en varios distritos de Ereván para protestar contra la decisión del primer ministro, en el poder desde 2018.

Pashinián había descrito como “muy doloroso” para él y para el pueblo armenio la declaración, que Azerbaiyán calificó inmediatamente de capitulación, pero aseguró que la firmó con la convicción de que era la “mejor solución en la situación creada”, es decir por el avance del Ejército azerí hacia la capital, Stepanakert tras liberar la segunda ciudad, Shushi.

Partidos de la oposición intentan convocar una reunión extraordinaria del Parlamento para abordar el acuerdo trilateral, pero para ello deben participar también al menos 25 diputados de la facción gobernante. EFE