La dimisión del responsable de Comunicación de Johnson agrava su crisis de liderazgo

El posible nombramiento de Lee Cain como jefe de Gabinete había enfurecido a ministros y diputados «tories»

Lee Cain, responsable de Comunicación de Boris Johnson, sale de Downing StreetWILL OLIVEREFE

Lee Cain, el director de Comunicación del primer ministro británico, Boris Johnson, renunció esta noche después de que los medios informaran que había amargas discusiones en el corazón del Gobierno sobre un plan para nombrarlo jefe de Gabinete en Downing Street.

Lee Cain había trabajado anteriormente para Johnson cuando era ministro de Exteriores y en la campaña Vote Leave durante el referéndum para abandonar de la UE.

«Tras una cuidadosa consideración, esta noche [por anoche] renuncié como director de Comunicaciones en el Número 10 y dejaré el cargo a finales de año», dijo en un comunicado.

«Ha sido un privilegio trabajar como asesor de Johnson durante los últimos tres años, ser parte de un equipo que lo ayudó a ganar el concurso de liderazgo conservador, asegurar la mayoría conservadora más grande durante tres décadas, y fue un honor haber podido servir como jefe de personal del primer ministro», continúa Cain.

Cain era uno de los asesores pertenecientes al círculo más cerrado de Johnson. Llevaba trabajando para el «premier» desde hace años y jugó un papel muy importante en la campaña euroescéptica durante el referéndum de la UE.

En el comunicado, Lee señaló que se marchaba a pesar de que le ofrecieron el puesto vacante de jefe de Gabinete. La noticia del posible nombramiento había provocado consternación entre algunos parlamentarios, algunos ministros y otros miembros del Gobierno.

Una fuente del partido incluso sugirió a la BBC que la prometida de Johnson, Carrie Symonds, tenía dudas por las críticas que ha cosechado precisamente la comunicación del Ejecutivo ante la pandemia.

Está previsto que Lee deje oficialmente su cargo el próximo mes y se espera que sea reemplazado por el portavoz principal del primer ministro, James Slack. La noticia evidencia la crisis de liderazgo cada vez más pronunciada del «premier». No son pocos los sondeos que sitúan a la oposición laborista por encima de los conservadores.