La renuncia del ministro de Finanzas (y yerno) de Erdogan

La salida de Berat Albayrak y un cambio en el Banco Central alivian la caída de la lira turca

Berat AlbayrakTOLGA BOZOGLUEFE

Para quien se veía como la segunda persona más poderosa de Turquía y un posible sucesor del presidente Recep Tayyip Erdogan, fue una salida indecorosa. En un comunicado publicado en Instagram el 8 de noviembre y plagado de errores gramaticales, Berat Albayrak, el yerno del presidente, dijo que renunciaba como ministro de Finanzas y dejaba la política. Algunos funcionarios confirmaron la noticia de forma anónima, pero el Gobierno aún no ha hecho ningún anuncio formal. Fieles a su estilo, la mayoría de los canales de noticias y los principales periódicos turcos han desviado su mirada, aparentemente esperando instrucciones de los flacos de Erdogan sobre si contar la historia y cómo hacerlo.

Albayrak, conocido popularmente como “damat” (en turco, yerno), dijo que renunciaría por razones de salud no especificadas. Los conocedores aseguraron que lo estaba haciendo por una disputa con el nuevo gobernador del Banco Central, Naci Agbal, quien había criticado el historial del ministro. Agbal fue designado para su puesto solo un par de días antes, después de que Erdogan defenestrara a su predecesor, Murat Uysal, sin dar una explicación. (Según las informaciones, Albayrak no fue informado sobre la decisión). Uysal es el segundo director del Banco Central en ser despedido en otros tantos años.

La gestión de la economía de Albayrak ha sido incluso peor que su gramática. Al día siguiente de asumir el cargo de ministro en 2018, la lira se desplomó un 4% frente al dólar. Continuó cayendo cuando Albayrak y su suegro obligaron a los bancos a mantener bajas las tasas de interés. Bajo la presión de Albayrak, el Banco Central lo compensó vendiendo sus reservas en dólares. Habiéndolos agotado (parece que se han derrochado más de 100.000 millones de dólares), el banco tiró la toalla a principios de este verano. En los dos años transcurridos entre la designación sorpresa del “damat” y su sorpresiva renuncia, la lira ha perdido el 46% de su valor en dólares, lo que ha mermado el poder adquisitivo de los turcos y ha hecho subir la inflación. Albayrak se acostumbró a reírse de las preocupaciones sobre el colapso de la moneda. “Para mí, los tipos de cambio no son importantes en absoluto”, dijo a los periodistas en septiembre. “Yo no miro eso”.

Hay esperanzas en Turquía y en otros lugares de que las salidas de Albayrak y Uysal puedan indicar un regreso a una política financiera y monetaria más ortodoxa, lo que podría proteger a la lira de una mayor presión y las consecuencias de las elecciones estadounidenses. Con Joe Biden camino de la Casa Blanca, es más probable que Estados Unidos golpee a Turquía con sanciones por la compra de un sistema de defensa ruso, algo que el presidente Donald Trump se mostró reacio a hacer. Trump también ha simpatizado con los intentos de Erdogan de sofocar una investigación de un tribunal de Nueva York sobre un banco estatal turco acusado de eludir las sanciones estadounidenses contra Irán. (No está claro por qué). La acusación en el caso se refiere a Albayrak, pero los fiscales no han presentado aún cargos.

Albayrak no solo era ministro de Finanzas, sino que muchos observadores lo consideraban el posible sucesor de Erdogan como líder del gubernamental Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). Tenía el oído del presidente, una base de poder dentro de AKP y su propia máquina de propaganda. Él y otro “damat” influyente (pero ahora también degradado), Jared Kushner, habían establecido un canal secundario clave entre Erdogan y Trump. Albayrak también podría contar con el apoyo de su hermano mayor, Serhat Albayrak, que dirige varios canales de televisión y periódicos a favor del Gobierno. Pero también cayó en desgracia con varios peces gordos del AKP, que lo veían como un oportunista que debía su carrera a su matrimonio con la hija de Erdogan. Según un diputado, un grupo de 30 a 40 parlamentarios amenazó recientemente con pasarse a la oposición si Albayrak no renunciaba.

El “damat” era incluso menos popular entre los turcos. En una encuesta publicada en agosto, solo el 6% lo veía como un sucesor adecuado de Erdogan, en comparación con el 38% de Suleyman Soylu, el ministro del Interior, de la línea dura. Soylu había presentado su renuncia a principios de este año, después de un toque de queda fallido por la covid-19, solo para que sus numerosos partidarios persuadieran a Erdogan de que lo mantuviera a bordo. El anuncio de Albayrak parece haber tenido el efecto contrario. Menos de un día después de su extraña renuncia, más de 730.000 usuarios le habían dado “me gusta” a su publicación de Instagram. La lira siente lo mismo. La moneda se fortaleció alrededor de un 5% frente al dólar el 9 de noviembre, su mejor comportamiento en años.