Miles de trumpistas protestan en Washington contra el “fraude”

El presidente pasa por la marcha y saluda a los manifestantes antes de irse a jugar al golf

Se esperaba una convocatoria “millonaria”, pero apenas se contabilizaron cerca de 10.000 personas. La capital estadounidense recibía este sábado a miles de seguidores del presidente Donald Trump, procedentes de todos los estados del país, para mostrarle su respaldo por la que, tal y como su líder les ha hecho creer, consideran una derrota electoral “fraudulenta”.

Grupos de jóvenes sin mascarilla y disfrazados con banderas de Estados Unidos, inscripciones de “Make America Great Again” en gorras, camisetas y hasta calcetines, cualquier cosa que quedara a la vista, se mezclaban con familias al completo y personas de todas las edades que, indignadas, gritaban “U-S-A, U-S-A” y “pdetengan el robo” del recuento de votos por correo en plena pandemia.

La jornada previa a la cita, organizada por colectivos pro-Trump y fanáticos seguidores del magnate, las autoridades estatales alertaban de la llegada de miles de personas para participar en este encuentro que podrían estar armadas. En un intento de rebajar la tensión y evitar posibles consecuencias, la Policía local de Washington advertía del riesgo de la amenaza de portar esas armas y de la prohibición absoluta de traerlas al Distrito de Columbia.

“No pueden portar ni usar armas en Washington”, advirtió el jefe de la Policía de DC, Peter Newsham.

Una semana exacta después de que, como manda la tradición, los medios estadounidenses proyectaran la victoria demócrata Biden-Harris y de que Joe Biden se convirtiera en el presidente electo más votado de la historia de Estados Unidos, el presidente Donald Trump seguía sin reconocer su derrota. Tampoco los miles de seguidores que, reunidos en Washington, aclamaban detener el supuesto robo de la votación.

Horas antes, el propio Trump había hecho un amago de reconocer la victoria de Joe Biden al hacerle saber a funcionarios de su Administración, según filtró el Washington Post, que tiene todas las intenciones de presentarse a las presidenciales de 2024. Pero lo cierto es que, en público, el todavía presidente no ha reconocido su pronta salida de la Casa Blanca.

La concentración de apoyo de sus seguidores en Washington estuvo monitoreada por al Policía, que seguía muy de cerca a los “grupos de MAGA” que planeaban participar en convocatoria pro-Trump por las principales calles de la capital de Estados Unidos, saliendo desde la Plaza Libertad, situada junto a la Casa Blanca, y recorriendo la Avenida de Pensilvania, donde se encuentra el Hotel Internacional de Trump y hasta concluir en la Corte Suprema.

Aunque el camino legal, emprendido por la campaña de Trump para revertir el resultado electoral, no parece que pueda desembocar en el mismo sitio: la máxima institución judicial. Esos intentos legales, hasta ahora, le han servido de poco al republicano. La mayoría de las demandas que Trump ha emprendido en los estados más decisivos de estas elecciones han sido rechazadas.

Pero los ataques verbales sí le han surtido efecto, sobre todo entre su fiel base electoral. Al grito de “detengan el robo”, el recién creado movimiento que en inglés se conoce como “Stop the steal” inundó las calles de la ciudad con la intención de hacerse notar en la incondicional defensa a su líder.

Y es que, a pesar de la amplia victoria demócrata, más de 72 millones de personas han votado por Donald Trump en estos históricos comicios, confirmando un mapa electoral más polarizado que nunca y manteniendo intacta esa base electoral para los republicanos. Un “fenómeno Trump” que augura permanecer más allá de su mandato.

Algunos medios gráficos que cubrían la marcha pro-Trump llevaban chalecos anti-balas. Otras televisores nacionales del país decidieron no darle cobertura en directo al encuentro, más allá de ofrecer de pasada la noticia y la aparición por sorpresa de la caravana presidencial para saludarles desde la ventana, en una de sus habituales salidas para jugar a golf en su campo de Virginia.

Los titulares de la prensa estos días vuelven a centrarse en la amenaza del brote de COVID19, el quinto día consecutivo con el pico más alto de nuevos contagios desde que dio comienzo la pandemia. Estados Unidos registra cerca de 180.000 infectados al día y los pronósticos son todavía menos esperanzadores para las próximas semanas. Se espera que después de Thanksgiving, la celebración familiar más importante del país, se disparen las nuevas infecciones y se supere la capacidad de los hospitales. Un gran desafío para la nueva Administración, que se estrenará con la mayor crisis sanitaria y económica del último siglo.

La comitiva de Trump pasó después junto a algunos de los manifestantes en el centro de Washington el sábado por la mañana de camino a su campo de golf en las cercanías de Sterling, Virginia.

Los partidarios que ondeaban banderas corearon “¡Estados Unidos!” y “¡Cuatro años más!” mientras los coches pasaban.

Sin embargo, algunos manifestantes anti-Trump agitaron carteles frente a su campo de golf que incluían: “Votamos, estás despedido”.

Los organizadores han dado a las manifestaciones varios nombres, incluida la Marcha del Millón de MAGA, la Marcha por Trump y Stop the Steal (Paren el robo). MAGA es un acrónimo del eslogan de la campaña de Trump “Make America Great Again”.

En las redes sociales también hubo protestas contra las marchas y buscaron crear confusión al inundar los hashtags #MillionMAGAMarch y #MarchforTrump con fotografías de tortitas. Algunos grupos de izquierda planearon contramanifestaciones en Washington y otras ciudades.

Biden solidificó aún más su victoria el viernes cuando los resultados de Edison Research lo mostraron ganando Georgia, lo que le dio un recuento final de 306 votos del Colegio Electoral, mucho más de los 270 necesarios para ser elegido presidente y por encima de los 232 de Trump. Los 306 votos equivalieron a la cuenta de Trump en su victoria de 2016 sobre Hillary Clinton, que en ese momento calificó de “aplastante”.

Trump pareció brevemente cerca de reconocer la probabilidad de que abandonará la Casa Blanca en enero durante los comentarios sobre la respuesta al coronavirus en un evento de la Casa Blanca el viernes.

¿Reconocimiento?

“Esta Administración no irá a un bloqueo. Con suerte, eh, pase lo que pase en el futuro, ¿quién sabe qué administración será? Supongo que el tiempo lo dirá”, indicó Trump en sus primeras declaraciones públicas desde que se proyectó a Biden como el ganador de la elección. Con el resultado de las elecciones cada vez más claro, Trump ha discutido con sus asesores empresas y apariciones en los medios que lo mantendrían en el centro de atención antes de una posible candidatura a la Casa Blanca en 2024, explicaron sus asesores.