¿Ha reconocido Trump su derrota?

El presidente de Estados Unidos escribe en Twitter que Biden “ganó porque las elecciones estaban amañadas"

El presidente norteamericano Donald Trump juega al golf en el Trump National Golf Club de Sterling, VirginiaJOSHUA ROBERTSREUTERS

El presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, ha declarado este domingo que su rival y presidente electo del país, Joe Biden, ganó los comicios del pasado 3 de noviembre, aunque lo hizo porque las elecciones fueron “amañadas”, insistiendo así en la denuncia que lleva manteniendo desde hace meses sobre irregularidades en la votación, y que hasta el momento no ha demostrado.

“(Biden) Ganó porque las elecciones estaban amañadas. NO HABÍA SUPERVISORES NI OBSERVADORES”, ha escrito Trump en su cuenta de Twitter, en un mensaje en el que ha acusado a la compañía Dominion, “propiedad de la izquierda radical”, de suministrar “engañosos” equipos de recuento de votos con la complicidad de “los falsos y mudos medios de comunicación”.

¿Lapsus o reconocimiento?

Han pasado ocho días desde que Estados Unidos proclamase a Joe Biden vencedor de las elecciones del 3N, pero Trump lleva desde el día de las elecciones insistiendo en que él ganará, en que nunca antes un republicano había conseguido tantos votos... Por lo que las palabras de hoy, “él ganó”, han sido para muchos traducidas como una concesión de la derrota al estilo Trump. Es decir, he perdido pero porque ha hecho trampas en las elecciones.

Sin embargo, dos horas después del revuelo causado por su tuit, el presidente escribió otro para aclarar las dudas.

“Él sólo ganó a ojos de los medios falsos. No he concedido nada. Nos queda un largo camino. Esto fueron unas elecciones amañadas”, escribió el presidente de EE UU.

Trump aún tiene que conceder la elección a Biden, quien fue proclamado como ganador el 7 de noviembre después de que se obtuvieran suficientes resultados estatales para la victoria del ex vicepresidente demócrata. Biden ha ganado 306 votos en el sistema de Colegio Electoral, que determina al ganador presidencial, muy por encima de los 270 necesarios.

En cambio, el presidente de Estados Unidos también ha estancado el proceso normal de transición, que tanto demócratas como algunos republicanos han dicho que tiene serias implicaciones para la seguridad nacional.

“Todos los ‘errores’ mecánicos ocurridos en la Noche Electoral eran, en realidad, demócratas a los que pillaron mientras intentaban robar votos. Pero aquellos a quienes no cogieron tuvieron mucho éxito. Las elecciones por correo son un chiste enfermo”, ha añadido.

Hasta el momento ningún tribunal ni autoridad electoral, entre ellos propios republicanos responsables de la supervisión del recuento, ha validado estas acusaciones.

El equipo de campaña de Trump y los republicanos también han tratado de llevar su caso a los tribunales en estados clave, pero han sido ampliamente rechazados. Mientras tanto, Biden y la vicepresidenta electa Kamala Harris han avanzado con sus esfuerzos de transición, incluidas las sesiones informativas sobre el brote de COVID-19.