La europeísta Maia Sandu, nueva presidenta de Moldavia

La ex primera ministra promete una política exterior equilibrada entre Rusia y Occidente

La presidenta electa de Moldavia Maia SanduRoveliu BugaAP

La opositora y exprimera ministra Maia Sandu ganó la segunda vuelta de las elecciones presidenciales celebradas este domingo en Moldavia, según los datos ofrecidos hoy por la Comisión Electoral Central (CEC) de esa antigua república soviética enclavada entre Ucrania y Rumanía. Sandú, líder del partido europeísta Acción y Solidaridad (PAS), obtenía el 57,61 % de los votos, escrutado el 99,77 % de las papeletas, resultado inalcanzable para su más próximo rival, el prorruso y actual presidente moldavo, Igor Dodon, que conseguía el 42,39 % de los sufragios.

Sandu prometió una política exterior equilibrada entre Rusia y Occidente. “Construiremos un auténtico equilibrio en política exterior, partiendo de los intereses nacionales de Moldavia”, dijo Sandu en rueda de prensa. En sus primeras declaraciones desde su victoria electoral, defendió “un diálogo pragmático entre todos los países, desde Rumanía a Ucrania, los países europeos, Rusia y Estados Unidos”.

Reconocida europeísta que cuenta con el respaldo de Bruselas, acusó a Dodon de aislar internacionalmente al país al apostar exclusivamente por restablecer las relaciones tradicionales con Moscú y darle la espalda a la Unión Europea (UE), Rumanía y Ucrania. A su vez, Sandu se dirigió a los votantes de Dodon, a los que prometió la defensa de los intereses de las minorías étnicas, incluido el uso de su lengua, en clara alusión al ruso.

“No han perdido. Me ganaré su confianza con hechos concretos. Todos nosotros, ciudadanos de la República de Moldavia hemos recibido hoy la oportunidad de un nivel de vida digno”, apuntó. La primera mujer que asume la jefatura del Estado en ese país exsoviético expresó su deseo de que “dentro de unos años Moldavia no sea asociada con la corrupción, la miseria y la emigración”.

“El mandato presidencial no es para mí un premio y tampoco un privilegio, sino una gran responsabilidad. Yo entiendo que me esperan cuatro años de trabajo en la reestructuración de las instituciones estatales”, dijo. Sandu adelantó que, en cuanto asuma el cargo en diciembre, abrirá consultas con los partidos con representación parlamentaria con el fin de asignar nuevos fondos a los más afectados por la crisis económica en la que se encuentra sumida el país más pobre de Europa.

Aunque los observadores de la postsoviética Comunidad de Estados Independientes (CEI) consideraron democráticos los comicios, Dodon denunció numerosas irregularidades y adelantó que recurrirá los resultados. Con todo, Sandu fue felicitada por el presidente ruso, Vladímir Putin, gran aliado de Dodon, y también mantuvo conversaciones telefónicas con los líderes rumano y ucraniano. En su momento, abogó por celebrar un referéndum para abordar la aspiración de un 25 % de los moldavos, según los sondeos, de unirse a la vecina Rumanía.

Según la Comisión Electoral Central (CEC), Sandú, líder del partido Acción y Solidaridad (PAS), obtenía el 57.75% de los votos por el 42.25 % del socialista Dodon, en el poder desde 2016, tras el escrutinio del cien por cien de los sufragios.