Erdogan visita la república turcochipriota y rechaza una posible reunificación

El presidente turco reclama una solución de “dos estados” para poner fin al conflicto separatista

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, visitó el norte de Chipre, una región separatista, este domingo para reunirse con su líder recién elegido en las urnas, quien respalda su petición de una solución de “dos estados” al conflicto de cinco décadas de la isla dividida si las conversaciones en las que media la ONU no arrojan resultados.

“Hay dos pueblos y dos estados diferentes en Chipre”, ha proclamado Erdogan desde la parte turcochipriota durante un acto en conmemoración del 37º aniversario de la proclamación de la república turco-chipriota. Por ello, debe negociarse una solución de dos estados basada en la igualdad de soberanía.

Con el apoyo de Turquía, el ex primer ministro Ersin Tatar ganó una ajustada votación presidencial el mes pasado que podría tensar aún más los lazos con el gobierno chipriota internacionalmente reconocido en el sur. El predecesor de Tatar había apoyado la reunificación. Turquía es la única que reconoce al norte de Chipre como un estado independiente.

Chipre quedó dividida después de una invasión turca en 1974 provocada por un breve golpe de estado de inspiración griega. El gobierno de Turquía dijo que Erdogan y Tatar discutieron cómo fortalecer los lazos y también la situación en el Mediterráneo oriental en general, donde Turquía se ha enfrentado este año con Chipre, Grecia y la Unión Europea por los derechos territoriales en alta mar.

La UE, que ha amenazado con imponer sanciones a Turquía el próximo mes por la exploración ilegal de petróleo y gas en el mar, admitió a Chipre en el bloque en 2004. Erdogan ha dicho que dos administraciones separadas es la única solución después de que las conversaciones de paz entre Chipre y Chipre del Norte se rompieran en 2017.

Ankara ha propuesto una reunión informal entre Turquía, Grecia, los turcochipriotas y grecochipriotas y Naciones Unidas. Antes de las elecciones del mes pasado, el norte de Chipre reabrió parcialmente la ciudad costera de Varosha, una zona turística vallada abandonada en tierra de nadie desde 1974. Turquía respaldó la medida mientras que Estados Unidos, Grecia y grecochipriotas la criticaron.