Putin ordena la apertura de una base naval en Sudán que le dará influencia en África

El pacto permitirá a Moscú emplazar en territorio de este país africano buques propulsados con energía atómica

El portaaviones ruso Almirante KuznetsovLa Razón

El presidente ruso, Vladímir Putin, ordenó esta semana a su Gobierno la firma de un acuerdo con Sudán para la apertura de una base naval en el mar Rojo. El acuerdo, que tendrá una vigencia de 25 años, permitirá a Rusia emplazar en territorio del país africano buques propulsados con energía atómica.

Putin ordenó al ministerio de Defensa la firma del acuerdo, que ya había recibido la pasada semana el visto bueno del primer ministro, Mijaíl Mishustin. La base naval, la segunda que será abierta en los últimos años en el extranjero tras la de Tartus (Siria), será un centro logístico de mantenimiento técnico y reparación de buques.

Según el documento bilateral, la base podrá acoger al mismo tiempo no más de cuatro barcos de guerra y tendrá una capacidad máxima de 300 militares y operarios civiles. La seguridad de la base correrá a cargo de militares rusos y sudaneses, a los que Moscú se comprometió a suministrar gratuitamente armamento y equipamiento militar.

Los expertos consideran que la base reforzará la creciente presencia rusa en el continente y ampliará el potencial operativa de la flota en misiones internacionales como al lucha contra la piratería en las costas del cuerno de África. Estados Unidos y China poseen bases en Djibuti. En noviembre de 2017 el entonces presidente de Sudán, Omar al Bashir, planteó a su colega ruso el establecimiento de una base militar rusa en el territorio de su país.

Al Bashir pidió la ayuda de Rusia para protegerse de “las acciones agresivas de Estados Unidos” y acusó a Washington de ser responsable de la escisión de Sudan del Sur, que tras décadas de guerra civil se convirtió en 2011 en un país independiente. Con el fin de restablecer los lazos de la antigua Unión Soviética con el continente, Putin presidió en 2019 la primera cumbre Rusia-África en Sochi. Asistieron a la cumbre 43 líderes africanos, entre los que algunos expresaron un gran interés en adquirir armamento ruso.

Mikhail Khodarenok, comentarista militar de RT y coronel retirado, asegura que Rusia podrá utilizar los puertos y aeropuertos de Sudán para transportar armas, municiones y cualquier equipo necesario para operar la base y “mantener los buques de guerra listos para la misión". Según el acuerdo, el país anfitrión no cobrará peajes ni tasas de ningún tipo. El coronel recuerda que “la historia de la Armada Soviética, en lo que respecta a bases militares y puertos, tiene muchos capítulos trágicos. Por una razón u otra, la mayoría de los sitios se perdieron y, en muchos casos, no hay posibilidad de recuperarlos”.