Netanyahu mantiene una “cálida conversación" con Biden

Israel acelera la construcción de asentamientos en Cisjordania antes del relevo en la Casa Blanca

Donald Trump ha sido el presidente de EE UU que más ha apoyado a IsraelAlex BrandonAP

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tuvo este martes una “conversación cálida” con el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, según informó la oficina de Netanyahu, e un claro reconocimiento de la derrota electoral de Donald Trump, el mejor aliado del líder israelí.

“Los dos acordaron reunirse pronto para discutir los muchos asuntos que están pendientes y reafirmaron la necesidad de continuar fortaleciendo la fuerte alianza entre Estados Unidos e Israel”, continúa el comunicado israelí.

Netanyahu había felicitado a Biden y a su compañera de fórmula Kamala Harris en Twitter el 8 de noviembre, un día después de que el demócrata declarara la victoria en las elecciones estadounidenses. Sin embargo, en ese mensaje y en los comentarios públicos posteriores, Netanyahu se abstuvo de referirse a Biden como “presidente electo”, en lo que se consideró ampliamente en Israel como un intento de evitar enojar a Trump, quien ha desafiado la victoria de su rival.

Pero el comunicado emitido después de que Netanyahu y Biden hablaran usó ese término y dijo que tuvieron “una cálida conversación” en la que el presidente electo “reiteró su profundo compromiso con el Estado de Israel y su seguridad”.

Israel intenta agilizar la expansión de asentamientos en territorio palestino ocupado antes de la toma de posesión en enero de Biden, quien se prevé más hostil que Trump a la expansión colonial, advierten medios y ONG israelíes.

El plan para edificar en la colonia de Givat Hamatos, en Jerusalén Este, que salió a licitación el pasado domingo tras años paralizado, es una muestra de estas prisas por avanzar en la construcción antes del cambio de administración en la Casa Blanca. El plazo para presentar ofertas finaliza el 18 de enero, dos días antes de la prevista toma de posesión de Biden.

Es uno de los proyectos más polémicos, puesto que la licitada construcción de 1.257 viviendas allí comprometería la continuidad territorial entre Jerusalén Este y Cisjordania y la solución de dos Estados, según ONG israelíes contrarias a la ocupación como Ir Amim o Paz Ahora (Shalom Ajshav).

El asentamiento se ubica en una zona estratégica entre la ciudad cisjordana de Belén y la parte oriental de Jerusalén, donde dos barrios palestinos quedarían interrumpidos y aislados por la construcción prevista.

Según Paz Ahora, el avance de este proyecto y otros similares pretenden “establecer hechos consumados sobre el terreno” antes de que los demócratas asuman el poder en EE UU el 20 de enero.

La licitación para Givat Hamatos “se aplazó varias veces” en los últimos meses, pero tras confirmarse los resultados electorales estadounidenses, “parece que las autoridades israelíes están acelerando” proyectos como este, que suponen “una línea roja” para la comunidad internacional, indicó a Efe Amy Cohen, portavoz de Ir Amim.

Las autoridades israelíes, argumenta, temen que Biden exija paralizar los proyectos previstos en territorio ocupado, entre los que también hay la promoción de miles de viviendas en colonias como Har Homa o Atarot, en Jerusalén Este.