El Estado Islámico quema una iglesia en el pueblo donde secuestró a 276 niñas

Los terroristas dan gracias a Alá por haberles permitido cometer el crimen, en el que fue asesinado un cristiano

Nigerianos se manifiestan durante el primer aniversario del secuestro de un grupo de niñas en una escuela de Chibok, en Abuja (Nigeria)

“Estado de África Occidental.Con la gracia de Dios Todopoderoso, los soldados del califato atacaron un pueblo de cristianos incrédulos cerca de la localidad de Chibok en la región de Brno, donde lograron matar a un cristiano y quemar una iglesia y varias casas, alabado sea Dios”.

Un mensaje más del Estado Islámico, uno más, que acredita la persecución del cristianismo por esta banda yihadista. Lo que ocurre es que fue precisamente en Chibok donde Boko Haram, que forma parte del entramado de Isis, secuestro, el 14 de abril de 2014 a 276 alumnas adolescentes con el fin de esclavizarlas.

Aunque con el paso del tiempo se ha logrado la liberación de algunas de ellas, en abril del año pasado permanecían desaparecidas 112.

Al asumir la responsabilidad de la acción criminal, el cabecilla de Boko Haram, Abubakar Shekau, afirmó que «Alá me ordenó que las vendiese... y yo me encargo de cumplir sus órdenes». «La esclavitud está permitida en el Islam».