Nuevas pistas sobre la desaparición de Madeleine McCann llevan a un domicilio cerca de Hannover

La Policía germana no se rinde. Varios agentes, así como perros rastreadores, han estado durante ocho horas buscando más pesquisas sobre el principal sospechoso de secuestrar a la pequeña

En julio, los agentes hasta usaron excavadoras en el jardín de una casa en la que vivió Brueckner en HannoverJONAS NOLDENEFE

Continúan las investigaciones para cerrar uno de los casos de desapariciones más tristemente populares del mundo.

La Policía alemana no se rinde y hoy ha realizado un nuevo registro en una propiedad en Alemania. Este verano, después de que el “caso Madeleine” diera un giro, ya registraron una parcela y un sótano en Hannover donde el principal sospechoso de haber secuestrado a la pequeña vivió durante un tiempo.

Según informa la Prensa británica, agentes de Policía y perros rastreadores llegaron a una vivienda en Gleidingen, cercana a la casa que ya habían registrado en Hannover. El soplo, según “The Daily Mail” se lo dieron a los policías germanos un vecino de la zona.

Sin embargo, los residentes actuales nada tienen que ver con Christian Brueckner. Los agentes estuvieron en la casa durante unas ocho horas.

Los medios británicos ensalzan la labor de las autoridades germanas en la investigación del caso Madeleine McCann y critican que hace una semana la Policía portuguesa dijera que estaban “preocupados” por la falta de pruebas contra Brueckner, el principal sospechoso del caso Madeleine y otras desapariciones de menores.

La Fiscalía alemana anunció en verano la apertura de una nueva investigación y señaló a un sospechoso principal, Christian Brueckner, un violador, pedófilo y experto ladrón de casas de ser el responsable del secuestro y la muerte de Madeleine McCann.

Como ya ha publicado LA RAZÓN, los investigadores portugueses esperaban que sus colegas alemanes pudieran hacer aportaciones que sirvieran a todos los equipos para sus nuevas pesquisas. Pero no fue así, por lo que los responsables lusos del caso comenzaron a bromear en privado ya burlarse del trabajo de la Fiscalía alemana.

Cabe recordar, que las autoridades portugueses descartaron a Brueckner como sospechoso hace años. Algo que ha sido muy criticado, pues obviamente no es lo mismo investigar 13 años después de una desaparición que entonces. Madeleine McCann desapareció en mayo de 2007.

Con todo, los investigadores alemanes no se rinden y se han comprometido a luchar “con uñas y dientes” para condenar a Brueckner. Fuentes del caso revelaron al diario británico “The Sun” que las autoridades germanas “saben que deben descubrir nuevas pruebas rápidamente, pero están convencidos de que lo harán y lucharán con uñas y dientes para asegurarse de llegar a la verdad”.

Asimismo cuentan con el respaldo político y financiero del Gobierno germano para resolver el caso. “No hay un presupuesto fijo para este caso”, indicó a “The Sun” el fiscal Christian Wolters, responsable de la investigación.