La ministra del Interior británica sí cometió “bullying”

Priti Patel fue acusada de acosar a sus trabajadores. Una investigación independiente concluye que sí ha violado el código ministerial

La ministra del Interior de Reino Unido, Priti Patel, fue acusada de intimidación y bullying. La investigación que analiza las acusaciones de intimidación por parte de la titular del Interior ha concluido que Patel violó “involuntariamente” las reglas de comportamiento impuestas a los ministros.

Fue el propio primer ministro británico, Boris Johnson, quien pidió a los funcionarios que llevaran a cabo una investigación para “establecer los hechos” en marzo, después de que se presentaran acusaciones contra Patel.

Y es que a principios de año, el máximo funcionario británico en el ministerio del Interior, Philip Rutman, renunció a su cargo alegando que se había convertido en “el objetivo de una campaña viciosa y orquestada en su contra” en la que, según denunció, Patel estaba involucrada. La ministra siempre ha rechazado cualquier acusación de acoso. Aunque el informe independiente del Gobierno sobre normas se terminó en verano, no se ha publicado aún.

La cadena británica pública BBC, citando fuentes no identificadas, informó que el borrador del informe encontró que Patel había violado el código ministerial. En este código, se establece que los ministros deben tratar a los funcionarios con respeto. El informe concluye que había evidencias de acoso, incluso si no fue intencional.

El periódico “The Sun” señaló por su parte que la investigación concluyó que Patel rompió el código sin querer, pero no se presentaron quejas formales contra ella, mientras que la cadena ITV informó de que Johnson no la reprendería.

“El proceso está en curso y el primer ministro hará pública cualquier decisión sobre el asunto una vez que haya concluido”, aseveró una portavoz del Gobierno en un comunicado en respuesta a los informes.

El Gobierno de Johnson ha tenido una relación incómoda con altos funcionarios, y varios altos funcionarios dejaron sus puestos desde la victoria electoral de Johnson en diciembre pasado. Nick Thomas-Symonds, portavoz de asuntos internos del opositor Partido Laborista, reconoció que las revelaciones no podrían ser más serias.

“Esto tiene todas las características de un encubrimiento del primer ministro y plantea cuestiones fundamentales sobre su juicio”, dijo en un comunicado.

“Sus acciones están prácticamente tolerando el acoso en el lugar de trabajo”.