Suecia supera a Reino Unido y Francia en casos de coronavirus per cápita

Los ingresos en UCI se duplican cada semana. Estocolmo y Malmö cierran gimnasios, museos y piscinas para frenar el virus

Un cartel recuerda a los ciudadanos mantener la distancia social a la entrada de un supermercado de EstocolmoAMIR NABIZADEHEFE

Suecia, cuya estrategia pandémica poco ortodoxa la colocó en el centro de atención mundial la pasada primavera, registró este viernes un récord de 7.240 nuevos casos de coronavirus, según mostraron las estadísticas de la Agencia de Salud Pública (FI). El máximo anterior fue 5.990 casos diarios registrados a principios de este mes de noviembre. Suecia contabiliza hoy 66 nuevas muertos, lo que eleva el total a 6.406 desde el inicio de la pandemia.

Hoy, Suecia registra 393 casos de covid-19 por millón de personas, mientras que Reino y Francia suman 337 y 324, respectivamente.

El país nórdico también tiene tasas de infección mucho más altas que Noruega, con un total de casos diarios que se duplica cada quince días y los hospitales se llenan más rápido que cualquier otro país de Europa.

El número de suecos en cuidados intensivos con coronavirus se duplica cada semana y es mucho más alto que en Austria y Eslovaquia. Mientras, los ingresos hospitalarias de pacientes con covid-19 se duplican cada nueve días.

Goran Hansson, director de la Real Academia de Ciencias de Suecia, advirtió que la situación es “grave” y que el número de casos aumenta a una “velocidad acelerada”. “Las unidades de cuidados intensivos aún no están a su capacidad máxima, pero estas salas pueden llenarse pronto si no se rompe la tendencia actual”, advieerte.

Sin embargo, las autoridades sanitarias se resiste a hacer obligatorio el uso de mascarill: “No vemos que estemos en un punto en el que podríamos recomendar el uso generalizado de mascarillas en el transporte público”. En opinión de Karin Tegmark Wisell, directora de la Agencia de Salud Pública en Estocolmo, “las mascarillas no deben usarse como una excusa para no mantener la distancia” social.

Lo cierto es que la segunda ola de coronavirus ha obligado al Gobierno rojiverde de Stefan Löfven a tomar medidas más enérgicas para frenar el virus. Desde este jueves, está prohibida la ventad de bebidas alcohólicas a partir de las diez de la noche en bares, pubs y restaurantes. Además, desde este lunes, las reuniones públicas se limitan a ocho personas. En el espacio privado, las autoridades no tienen poder legal, pero han recomendado evitar los contactos con los no convivientes y reducir al máximo al vida social.

Löfven justificó las medidas por el menor cumplimiento de las recomendaciones, algo que considera “comprensible” por la larga duración de la pandemia, pero resaltó la importancia de actuar con rapidez para limitar el contagio, aunque sea con una decisión “sin parangón en tiempos modernos”.

“La situación en nuestro país es complicada y a la vez sencilla: vivimos en un tiempo de pruebas. Y va a empeorar. Cumple con tu deber, asume tu responsabilidad para frenar la propagación. No vayas al gimnasio, ni a la biblioteca, ni a cenar, ni a fiestas. Quédate en casa”, reclamaba.

Hoy mismo, Estocolmo y Malmö, anunciaron el cierre de piscinas públicas, museos, galerías de arte, gimnasios y otros lugares de reunión administrados por el municipio para frenar la propagación del coronavirus. Las medidas de la capital y la tercera ciudad del país siguen decisiones similares tomadas por Gotemburgo para cerrar museos y su biblioteca principal el lunes, así como sus piscinas públicas y pistas de hielo el 30 de octubre.

A partir del jueves, todas las regiones de Suecia han recibido recomendaciones locales sobre coronavirus. La mayoría aconsejan a los residentes que se mantengan alejados de los ambientes interiores como piscinas públicas, museos y gimnasios, así como comercios. La decisión final sobre el cierre de las instalaciones públicas depende de los ayuntamientos, y varios ya lo han hecho.

“Queremos desempeñar nuestro papel para hacer retroceder la infección”, jusfica el director de ocio de Malmö, Johan Hermansson, en una conferencia de prensa digital. “Esta es la mejor manera de ayudar a asegurar que no haya lugares donde la infección pueda propagarse”.

“Haga ejercicio al aire libre. Acuda al estadio de Estocolmo, por ejemplo, y corra algunas carreras en la pista, o póngase guantes y visite algunos de los gimnasios al aire libre de la ciudad”, sugiere Karin Ernlund, una de las concejalas de la capital.

En su comunicado de prensa anunciando las medidas, Estocolmo dijo que extenderá su reciente prohibición de visitas a centros de cuidado de ancianos a alojamientos protegidos para personas mayores, y también cerrará los lugares municipales para personas mayores hasta el 13 de diciembre.

En su declaración, Malmö dijo que todavía no quería prohibir las visitas a los centros de atención para personas mayores, a pesar de que una decisión del Gobierno del jueves lo hizo posible.

Skansen, el zoológico, parque de atracciones y museo al aire libre en la isla de Djurgården en Estocolmo, también anunció hoy su cierre por primera vez en 129 años. Estocolmo también recomendó a los padres que eviten los parques infantiles abarrotados y, en su lugar, que lleven a sus hijos a pasear por bosques y parques si es posible.

Las tres ciudades están restringiendo el uso de bibliotecas, y Gotemburgo anunció el lunes que cerrará su biblioteca municipal principal y Malmö anunció el viernes que cerrará sus archivos de la ciudad. Sin embargo, la mayoría de las bibliotecas de las tres ciudades permanecerán abiertas para las personas que deseen pedir prestados y devolver libros, y también para quienes deseen utilizar otros servicios.