El Gobierno británico quiere suministrar la vacuna de Pfizer en diciembre

El plan de Boris Johnson es empezar a vacunar a los grupos más vulnerables

El Gobierno británico ha pedido a la agencia reguladora de medicamentos (MHRA) que analice la vacuna contra la covid-19 de Pfizer y BioNTech para poder empezar a suministrarla en diciembre a los grupos más vulnerables y a partir de enero al conjunto de la población. El ministro británico de Salud, Matt Hancock, explicó en una rueda de prensa que Pfizer ha comenzado a mandar los datos requeridos por el regulador independiente y completará la información en los próximos días.

“Si el regulador aprueba una vacuna, estaremos listos para empezar la vacunación el próximo mes y el grueso del despliegue (llegará) con el nuevo año”, dijo. Hancock matizó que el ritmo de la campaña de vacunación irá necesariamente ligado a la velocidad con que se produzca el preparado.

Pese a todo, se mostró “cada vez más confiado” en que, con las novedades sobre las vacunas y con una mayor capacidad de hacer test y rastreo de casos, para la próxima primavera la vida ya sea “más cercana a la normalidad”.

También destacó los datos “prometedores” acerca del descenso de nuevos positivos detectados en el país, que han pasado en la última semana a una media de 24.430 diarios a 22.287, lo que indica, a juicio de Hancock, que “la curva se está aplanando”.

En las últimas veinticuatro horas, 511 personas han muerto menos de veintiocho días después de que se les diagnosticase la enfermedad, mientras que 16.409 pacientes siguen ingresados en hospitales británicos por la covid.

Autorización de urgencia en EEUU

Además, Pfizer y BioNTech pidieron este viernes autorización de emergencia al regulador del medicamento de Estados Unidos (FDA) para poder comenzar a distribuir su vacuna contra la covid-19, que ha demostrado hasta un 95 % de eficacia en pruebas clínicas preliminares, y que podría suministrarse a población de riesgo a partir de diciembre.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés) deberá revisar al menos dos meses de datos de respuesta de los voluntarios a la vacuna, así como certificar su seguridad en niños, personas mayores y racialmente diversas, pero habida cuenta de la urgencia del proceso podrían bastar semanas para que la primera vacuna estadounidense contra la covid-19 esté disponible.

La solicitud se formalizó ante la FDA este viernes y se espera que la aprobación se priorice y se confirme en diciembre, con las primeras de las dos dosis que requiere la vacuna disponibles entre mediados y finales de ese mes.

El consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, recordó hoy que no hay tiempo que perder después de que Estados Unidos haya superado el cuarto de millón de muertos por la pandemia y las 200.000 infecciones y 2.000 muertes diarias, un nivel que algunos expertos ya califican de “crisis humanitaria” en el país más rico del mundo.