Rebelión en Guatemala: cientos de personas toman el Congreso y le prenden fuego

Los manifestantes protestan porque el presupuesto de 2021 recorte las partidas de sanidad y educación y deja en segundo plano el combate contra la pobreza y la desnutrición infantil

De nuevo arden las calles ante las injusticias de presidentes y legisladores. Cientos de guatemaltecos quemaron anoche la sede del Congreso en una protesta en la que pidieron la renuncia del presidente del país, Alejandro Giammattei, después de la aprobación del presupuesto para 2021, el cual no recoge aumentos en materia social. Además las fuertes protestas acabaron con casi 40 detenidos tras ser aplacadas por la policía, cuya represión dejó decenas de heridos. Uno de los manifestantes perdió un ojo y otro sufre una hemorragia cerebral.

“Nos planteamos la reducción de gastos de funcionamiento, enfocando esos recursos para la atención de las prioridades de país. Además, de reducir el déficit fiscal y como resultado, un menor endeudamiento”, había declarado Giammatei en su cuenta de Twitter

Los manifestantes, en su mayoría encapuchados, rompieron la puerta de ingreso al Parlamento y también las ventanas, lanzando antorchas de fuego al interior, sin la presencia de los diputados dentro de las instalaciones. Las llamas en el palacio Legislativo se veían desde la calle y la Cruz Roja atendió a varias personas por intoxicación, dijo a periodistas Andrés Lemus, vocero del organismo.

“Reitero que se tiene el derecho de manifestar conforme la ley. Pero tampoco podemos permitir que se vandalice con la propiedad pública o privada. Al que se le compruebe su participación en estos hechos delictivos les caerá todo el peso de la ley”, advirtió el presidente Giammatei en sus redes sociales.

Varias oficinas fueron incendiadas por los manifestantes antes ser desalojados por fuerzas de seguridad y cuerpos de bomberos mediante lanzamiento de bombas lacrimógenas, obligándolos a dispersarse y evacuando la calle. La Policía Nacional Civil capturó a más de una veintena de personas y casi medio centenar fueron hospitalizadas por heridas, uno de ellos en estado grave.

El vicepresidente de Guatemala, Guillermo Castillo, le pidió al presidente Alejandro Giammattei que renuncien juntos. “Por el bien del país le he pedido que presentemos juntos la renuncia al cargo”, dijo Castillo en un mensaje a la nación por redes sociales y enviado a periodistas en el grupo de Whatsapp de la vicepresidencia.

El Congreso, en su mayoría integrado por el oficialismo y partidos afines, aprobó esta semana un presupuesto de casi 12.800 millones de dólares, un 25% más abultado que el de este año. La mayoría de los fondos están dirigidos a infraestructuras con el sector privado y no prevé aumentos en las partidas de salud ni de educación, ni tampoco en las destinadas a combatir la pobreza y la desnutrición infantil.

El 59,3% de la población de casi 17 millones de habitantes de Guatemala vive en la pobreza y la desnutrición infantil afecta a casi el 50% de los niños menores de cinco años. Además, varias entidades económicas y analistas advierten que es un riesgo que un tercio del presupuesto sea financiado por deuda. Asimismo, el Congreso había aprobado préstamos por más de 3.800 millones de dólares para atender la pandemia, aunque solo se concedieron menos del 15% de esos recursos.