La irrespetuosa boda jasídica “clandestina” con más de 7.000 invitados

En pleno aumento de casos, la comunidad judía ultraortodoxa de Williamsburg se ha vuelto a saltar todos los protocolos anti coronavirus

Las imágenes de la multitudinaria boda jasídica en Brooklyn han recorrido el mundo. En plena segunda ola de coronavirus en Estados Unidos, donde en Nueva York hasta han vuelto a cerrar las escuelas, la comunidad judía ultraortodoxa de Williamsburg se ha vuelto a saltar todos los protocolos y medidas de restricción vigentes en Nueva York.

Miles de personas acudieron al esperado enlace de Yoel Teitelbaum, el nieto del gran rabino Satmar Aaron Teitelman. Sin mascarillas. Sin distancias de seguridad. Gritando, cantando, celebrando, congregados en el interior del templo. Las autoridades hablan hoy de unos 7.000 invitados a la boda que se celebró el 8 de noviembre, pero que este fin de semana han filtrado a los medios de comunicación como “The New York Post” el impactante vídeo.

Ahora en Nueva York se preguntan cómo pudo celebrarse semejante acto sin que las autoridades ni nadie se dieran cuentan.

El coronavirus no va con la comunidad ultraortodoxa de Williamsburg. Ya son varios los avisos por parte de las autoridades estatales y locales para que los jasídicos cumplan con las medidas para evitar la propagación del SARS-CoV-2.

Enlace “clandestino”

Lo cierto es que miles de personas se congregaron en el templo Yetev Lev en una boda que intentaron que fuera “clandestina”.

Según recoge hoy el diario neoyorquino, que cita informaciones de un periódico yiddish, los organizadores del enlace planearon ocultar la boda del nieto del gran rabino de “la prensa voraz y los funcionarios del Gobierno”.

“Debido a la situación actual con restricciones gubernamentales, los preparativos se hicieron en secreto y discretamente, para no llamar la atención de extraños”, informó el periódico en su edición del 13 de noviembre.

El gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, criticó este domingo a la sinagoga por haber realizado una boda y permitido que asistieran unas 7.000, lo que viola la ley, y afirmó que la ciudad debe realizar una investigación.

“Si eso ocurrió, fue un flagrante desprecio de la ley, es ilegal y fue una falta de respeto a la gente de Nueva York”, aseguró Cuomo durante una conferencia de prensa convocada para hablar sobre la covid-19.

“Siete mil personas ahí. Es difícil mantenerlo en secreto”, indicó Cuomo al señalar que las autoridades de la ciudad deberían realizar una investigación y se asuma responsabilidad por ello.

“La ley protege a todos. Te protege, pero también me protege a mí”, afirmó el gobernador.

Boca a boca

“En las últimas semanas, los organizadores trabajaron incansablemente para arreglar todo de la mejor manera posible. Todos los avisos sobre las próximas celebraciones se transmitieron boca a boca, sin avisos por escrito, sin carteles en las paredes de la sinagoga, sin invitaciones enviadas por correo, ni informaciones en ninguna publicación, incluido este mismo periódico“, publicó el diario “Der Blatt”, según publica “The New York Post”.

Y es que según el mismo diario, a pesar de que la sinagoga tiene un aforo máximo de 7.000 personas, los asistentes estaban completamente apiñados. Los hombres llenaron las gradas hasta arriba, mientras que las mujeres se sentaron en los balcones detrás, como se puede observar en los polémicos vídeos difundidos.

Cabe recordar, que el mes pasado, Nueva York ordenó la cancelación de otra boda multitudinaria, también en Williamsburg y asimismo de un nieto de otro gran rabino Zalman Teitelbaum (hermano del de la que sí se celebró). Se esperaban también unos 10.000 invitados a ese enlace.

“Si resulta que, debido a que detuvimos esa boda, la reacción fue, ’bueno, tendremos una boda secreta’, eso sería realmente impactante y totalmente engañoso a las conversaciones que sostuve con ellos, porque tuve conversaciones personales con miembros de esa comunidad”, afirmó Cuomo ayer.

La portavoz del Ayuntamiento, Avery Cohen, confirmó a “The New York Post” que se está realizando una investigación, pero no dijo cuándo comenzó.

“La ciudad está llevando a cabo una investigación sobre el incidente y responsabilizará a aquellos con todo el peso de la ley”, aseguró Cohen.