Estas son las normas que Alemania impondrá en Navidad

Los “Länder” proponen reuniones de hasta diez personas y que los ciudadanos guarden antes de las fiestas una cuarentena voluntaria

Los jefe de Gobierno de los “Länder” alemanes han acordado normas especiales para Navidad y Año Nuevo
Los jefe de Gobierno de los “Länder” alemanes han acordado normas especiales para Navidad y Año NuevoCLEMENS BILANEFE

A punto de cumplirse un mes desde que Alemania iniciara el “confinamiento ligero” para frenar la segunda ola de coronavirus, los alemanes miran hacia las Navidades resignados ante la cancelación de la mayoría de sus populares mercadillos navideños, pero con la esperanza puesta en la última noche del año y en la cada vez más pequeña probabilidad de que puedan salir a la calle a festejar con petardos y fuegos artificiales. Una vieja tradición que el año pasado supuso un gasto de más de 130 millones de euros en material pirotécnico.

Ahora, los poderes regionales consensuaron una prohibición parcial en lo que respecta al uso de petardos en Nochevieja y recaerá en las autoridades locales determinar qué calles y plazas se verán afectadas. Este punto fue de los más controvertidos, ya que los jefes de Gobierno socialdemócratas abogaron por una prohibición total, sobre todo para no colapsar el sistema sanitario, no sobrecargar a bomberos y policía y evitar aglomeraciones. Los cristianodemócratas, por su parte, se pronunciaron en contra de prohibir de manera generalizada la venta y uso de pirotecnia -menos en lugares concurridos- y prefieren apelar a la población.

Además, los jefe de Gobierno de los “Länder” alemanes acordaron normas especiales para Navidad y Año Nuevo que contemplan la posibilidad de reuniones con hasta diez personas de diferentes hogares, con niños menores de 14 años excluidos de este cálculo, según informan los medios locales.

Los primeros ministros regionales, que este miércoles se reúnen con Angela Merkel para presentarle sus propuestas en relación a posibles medidas adicionales para lograr una rebaja consolidada de los nuevos contagios, están de acuerdo en prolongar el actual parón parcial de la vida pública hasta el 20 de diciembre. Su objetivo es mantener ahora las restricciones para poder relajarlas entre el 23 de diciembre y el 1 de enero, durante las festividades de Navidad y Año Nuevo.

Para ello, proponen además que los ciudadanos guarden antes de las fiestas una cuarentena voluntaria de varios días, que podría apoyarse, además, avanzando el inicio de las vacaciones escolares, señalan los jefes de Gobierno regionales en su borrador de acuerdo. Piden también a los empleadores estudiar la posibilidad de cerrar sus empresas entre el 21 de diciembre y el 3 de enero por vacaciones o bien ofrecer la modalidad de teletrabajo.

El mercadillo navideño de Núremberg, el más tradicional de Alemania, canceló hace unos días su edición de este año ante el avance de la pandemia. Las autoridades de la ciudad bávara comunicaron esta “muy difícil” decisión, que sigue a las adoptadas en los últimos días en otros mercadillos, como el de la Gendarmenmarkt de Berlín y de otros puntos del país.

El de Nuremberg, con más de 400 años de historia, es de los más antiguos del país y se inicia con el discurso de un “Niño Jesús” -que puede ser una niña- en el primer fin de semana de adviento. Las autoridades sanitarias alemanas contabilizaron 13.554 nuevos contagios de covid-19 en las últimas 24 horas, unas mil menos que hace una semana, casi 2.700 más que el lunes, pero lejos del nuevo máximo de 23.648 casos del viernes.